Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Estudiantes iraníes protestan en la Universidad de Teherán durante una manifestación por la situación económica, el pasado 30 de diciembre de 2017 en la capital de Irán

(afp_tickers)

El régimen iraní, cuyo ejército de élite proclamó este miércoles el fin del movimiento de "sedición", hizo frente desde el jueves pasado a una ola de protestas contra la situación económica y el gobierno que dejó 21 muertos, en su mayoría manifestantes, y cientos de detenciones.

Este movimiento es el más importantes desde el de 2009, violentamente reprimido, contra la reelección del presidente ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

- Mashhad -

El 28 de diciembre, cientos de personas se manifestaron en la segunda ciudad del país, Mashhad, contra el alza de los precios, el desempleo y el Gobierno del presidente Hasan Rohani.

Según imágenes de vídeo difundidas por el medio reformista Nazar, los manifestantes coreaban "¡Muerte a Rohani!" y criticaban los compromisos del Gobierno en otras causas regionales antes que en el ámbito doméstico.

- Condena de Washington -

El 29 de diciembre, cientos de personas se manifiestan en Qom (norte del país), coreando sobre todo "Muerte al dictador" y "Liberen a los presos políticos", según vídeos difundidos en redes sociales.

El vicepresidente primero, Eshaq Jahanguiri, acusa a los opositores de estar detrás de estos movimientos de protesta.

La diplomacia estadounidense dice que los dirigentes iraníes "han transformado un país próspero (...) en un Estado delincuente a la deriva".

- "Manifestaciones ilegales" -

El 30 de diciembre, decenas de miles de personas celebran el aniversario de la gran movilización progubernamental que marcó el fin de la contestación contra la reelección de Ahmadineyad en 2009.

El ministro del Interior iraní pide a la población que no participe en "manifestaciones ilegales".

Por la tarde, cientos de personas se manifiestan en el barrio de la universidad expresando su rechazo al poder, antes de ser dispersadas por la policía.

El presidente estadounidense, Donald Trump, reitera sus advertencias respecto al poder iraní, afirmando que "los regímenes opresores no pueden durar para siempre".

- Manifestantes muertos -

El 31 de diciembre el ministro del Interior advierte a los que "utilizan la violencia" que deberán "responder de sus actos".

El acceso a las redes sociales Telegram e Instagram desde dispositivos móviles vuelve a ser suspendido. Las autoridades acusan a grupos "contrarrevolucionarios" con sede en el extranjero.

El presidente Rohani reconoce que Irán debe permitir "un espacio" para que la población pueda expresar sus "preocupaciones diarias", aunque condena la violencia.

Por la noche, se registran violentas manifestaciones en una decena de ciudades. En Dorud mueren dos manifestantes.

- "Alborotadores" -

El 1 de enero de 2018, Rohani declara que el pueblo iraní responderá a los "alborotadores y los que incumplan la ley". El presidente iraní califica a los contestatarios de "pequeña minoría que (...) insulta a los valores sagrados y revolucionarios".

Por su parte, Donald Trump afirma que "llegó el momento del cambio" en Irán. Rusia considera que se trata de "un asunto interno" y la Unión Europea pide que se garantice el derecho a manifestarse.

Por la noche nueves personas mueren en varias ciudades la provincia de Isfahán, entre ellas seis manifestantes, cuando intentaban asaltar una comisaría.

- "Enemigos" de Irán -

El 2 de enero, el Guía supremo, el ayatolá Ali Jamenei, acusa a los "enemigos" de Irán de ser responsables de los disturbios.

El principal grupo reformador, presidido por el ex presidente Mohammad Jatami, condena la violencia y denuncia "el profundo engaño" de Estados Unidos.

En una llamada telefónica al presidente francés, Emmanuel Macron, Rohani le exige que actúe contra las actividades de un "grupo terrorista" iraní en Francia, la Organización de los Muyhaidines del Pueblo de Irán (PMOI).

Estados Unidos pide a Teherán que no bloquee las redes sociales y solicita reunión de urgencia de la ONU.

- Fin a la sedición -

El 3 de enero, decenas de miles de personas salen a las calles en varias ciudades de Irán para manifestar su apoyo al régimen y condenar los "disturbios" de los últimos días.

El presidente Rohani dice que espera que las manifestaciones terminen "en unos días".

El jefe de los Guardianes de la Revolución, el general Mohammed Ali Jafari, afirma poder anunciar "el fin de la sedición", y asegura que el número de manifestantes antirrégimen "no superó los 15.000 en todo el país".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP