Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos policías afganos transportan a compañeros heridos tras un doble ataque suicida, el 5 de septiembre de 2016 cerca del Ministerio de Defensa, en Kabul

(afp_tickers)

Una tercera explosión golpeó el centro de Kabul el lunes por la noche, horas después de que un doble atentado reivindicado por los talibanes matara a al menos 24 personas y dejara 91 heridos, en una nueva jornada sangrienta en la capital afgana.

Las autoridades dijeron al AFP que estaban tratando de determinar el origen de la tercera explosión, que por el momento no se ha atribuido ningún grupo.

La deflagración se producía horas después de que varios oficiales de alto rango, incluido un general, murieran en un doble atentado cerca del ministerio de Defensa, en un momento en que los talibanes extienden su ofensiva a nivel nacional contra el gobierno respaldado por Estados Unidos.

"El ataque mató a 24 personas e hirió a otras 91, algunas gravemente", declaró a la AFP un portavoz del ministerio de Salud, Waheed Majroh.

Las dos explosiones se produjeron con varios minutos de intervalo, probablemente buscando provocar la mayor cantidad de víctimas entre los funcionarios que abandonaban el ministerio para regresar a sus hogares.

"La primera explosión se produjo en un puente cerca del ministerio de Defensa. La segunda ocurrió cuando los soldados, policías y civiles acudían para ayudar a las víctimas", declaró el portavoz de Defensa Mohammad Radmanish a la AFP.

El hospital de urgencias de Kabul, que estaba saturado por la gran cantidad de heridos, tuiteó que cuatro personas habían muerto al llegar.

Responsables gubernamentales precisaron que la primera bomba había sido activada a distancia y que la segunda había sido accionada por un kamikaze.

- Creciente inseguridad -

Un portavoz talibán, Zabihulá Mujahid, indicó en la red Twitter que el ministerio de Defensa era el objetivo del primer atentado y la policía del segundo.

El presidente Ashraf Ghani condenó con firmeza la matanza y ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas .

"Los enemigos de Afganistán han perdido su habilidad para luchar contra las fuerzas de seguridad y defensa del país", declaró Ghani en un comunicado. "Es por eso que atacan autopistas, ciudades, mezquitas, escuelas y al pueblo".

El ataque se produce poco más de una semana después de otro atentado en la Universidad Americana de Afganistán, en el que murieron 16 personas.

Pocas semanas antes, dos profesores universitarios (un estadounidense y un australiano) fueron secuestrados cerca del centro, sin que se conozca su paradero ni el secuestro haya sido reivindicado.

El repunte de violencia en la capital se produce en un momento de escalada de la ofensiva talibán a nivel nacional, subrayando el empeoramiento de la seguridad en el país desde que las fuerzas de la OTAN concluyeron su misión de combate a finales de 2014.

Las fuerzas afganas respaldadas por las tropas estadounidenses tratan de evitar una vuelta al poder de los talibanes en Lashkar Gah, la capital de la provincia rica en opio de Helmand (sur).

Los talibanes también van estrechando el cerco en torno a Kunduz (norte) la ciudad que lograron tomar por un breve tiempo el año pasado, logrando su mayor éxito militar desde la invasión estadounidense en 2001.

Pese a los múltiples frentes abiertos para las fuerzas afganas, la coalición de la OTAN insiste en que ni Kunduz ni Lashkar Gah corren el peligro de caer en manos de los insurgentes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP