Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen obtenida el 6 de octubre de 2015 de un vídeo del ministerio de Defensa de Rusia de un avión de combate lanzando bombas en territorio sirio

(afp_tickers)

No es el principal objetivo de Vladimir Putin, sino un efecto indirecto de su estrategia: bombardeando Siria, la aviación rusa ataca de hecho a miles de chechenos, rusos del Cáucaso, que luchan desde 2012 contra el régimen de Bashar Al Asad.

El estudio del mapa de los bombardeos de los cazas rusos desde el 30 de septiembre no deja lugar a dudas: se da prioridad a las provincias de Latakia (oeste), Alepo (norte) e Idleb (noroeste), con lo que se intenta alejar a los grupos armados que acorralan al ejército sirio.

También son zonas con gran número de combatientes procedentes del Cáucaso ruso, sobre todo chechenos y daguestanos, y de las exrepúblicas soviéticas de Asia central, en particular Uzbekistán y Tayikistán.

Para Thomas Pierret, de la Universidad de Edimburgo, se libra un "tercer asalto ruso-checheno" en tierras sirias.

La primera guerra de Chechenia tuvo lugar en Rusia entre 1994 y 1996, y la segunda, a partir de 1999, se convirtió en los años 2000 en una rebelión islamista que corrió como la pólvora por el Cáucaso, sobre todo en Ingusetia y Daguestán.

- Minorías caucásicas -

En Siria, los primeros combatientes oriundos del Cáucaso surgieron en 2012, durante la batalla de Alepo. Tienen reputación de buenos guerreros gracias a su experiencia en Irak y Afganistán. Los árabes y los afganos los llaman a todos chechenos, tanto si lo son como si no.

Los vínculos entre esta parte de Oriente Medio y el Cáucaso son históricos, recuerda Grigori Chvedov, redactor jefe de la página web especializada en el Cáucaso www.kavkaz-uzel.ru.

Al igual que Jordania, el norte de Siria cuenta con numerosas minorías originarias del Cáucaso ruso establecidas desde 1870-1880, tras la guerra ruso-turca. "Hay puntos de fuerte concentración" de habitantes originarios de Daguestán y de Kabardino-Balkaria, recalca Chvedov.

Actualmente, estima Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), que dispone de una red de fuentes en Siria, "al menos 2.000 combatientes vinieron de Chechenia, Daguestán y otras regiones de Rusia".

En junio, el director del Centro antiterrorista de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Andrei Novikov, mencionó la cifra de 2.000 rusos en las filas de la organización Estado Islámico (EI) en Siria y en Irak.

"Están concentrados en las provincias de Idleb, de Alepo y de Latakia", sobre todo en el seno de Jund Al Sham Al Shishan, junto al Frente Al Nosra, el brazo sirio de Al Qaida.

Otro grupo, Ajnad Kavkaz (los soldados del Cáucaso), está presente en las provincias de Idleb y de Latakia.

Una organización presente en la provincia de Alepo, formada asimismo por chechenos, uzbekos y tayicos, Jaich Al Muhajirin wal Ansar se escindió progresivamente y la mayoría se pasó al EI. Los demás se unieron al Frente Al Nosra.

"Los rusos dicen que más vale concentrarse en el Frente Al Nosra, donde hay chechenos y caucásicos, porque creen que la coalición (liderada por Estados Unidos) ya se encarga del EI", donde lucha la mayoría de los chechenos presentes en Siria, analiza Romain Caillet, especialista en islamismo.

- ¿Riesgo de atentado ? -

Por el momento, los responsables rusos no han hecho mención alguna a esta presencia caucásica, pero conviene recordar las palabras del presidente Vladimir Putin en el primer día del bombardeo. Hay que "adelantarse, luchar y destruir a los combatientes y los terroristas en los territorios que controlan y no esperar a que lleguen a casa", declaró Putin. Y ¿quiénes aparte de los caucásicos podrían llegar "a casa", es decir, Rusia, blanco de atentados en los años 2000 y a finales de 2013 en Volgogrado (sur)?

Para Rami Abdel Rahman, del OSDH, "los rusos atacan a los combatientes chechenos en Siria para poner fin a la amenaza antes de que cometan actos terroristas en Rusia". ¿Nuevos atentados en Rusia? "Son posibles, en cualquier caso hay que prepararse", contesta Alexei Malachenko, del centro Carnegie.

AFP