Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Lo familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos exigen una investigación del Gobierno el 28 de noviembre de 2015 en el barrio de Polanco, en Ciudad de México

(afp_tickers)

La fiscalía general mexicana creó una unidad especial para investigar el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, reconociendo una petición largamente reclamada por los padres, que el lunes aplaudieron que el mecanismo sea supervisado por el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

"Esta unidad, encargada de conducir la segunda etapa de la investigación (...) es encabezada por el Licenciado José Aarón Pérez Carro, quien se ha desempeñado en el servicio de procuración de justicia federal desde 1998", informó la fiscalía en un comunicado.

Tras reunirse con padres de los 43 estudiantes y sus representantes legales, quienes acampan desde el jueves cerca de la residencia presidencial para exigir una nueva pesquisa del caso, la fiscal general Arely Gómez presentó a los integrantes de la unidad especial.

Se trata de un equipo multidisciplinario que incluye ministerios públicos, médicos, policías ministeriales y tendrá la supervisión del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que meses atrás presentó un informe que desmontaba la versión oficial de los hechos. La versión oficial aseguraba que, mientras tomaban autobuses para unas protestas, los chicos fueron atacados la noche del 26 de septiembre de 2014 por unos policías de la ciudad de Iguala (Guerrero, sur), que los entregaron a un cártel que los asesinó e incineró sus cuerpos por creer que entre ellos había infiltrados miembros de un grupo rival.

Asegurando estar satisfecho de los resultados de la reunión, el abogado de las familias, Vidulfo Rosales, dijo que con esta nueva unidad, "la investigación adquiere un nuevo rumbo y son nuevas lineas que se van a abrir" para el caso en sintonía con las denuncias hechas por el GIEI, que puso en duda que los chicos fueran incinerados en el basurero de la cercana ciudad de Cocula. "Ya el basurero de Cocula dejó de ser preeminente" en la investigación, dijo Rosales al celebrar que la nueva unidad ya empezó a hacer las entrevistas a los militares de Iguala, como habían demandado los familiares de los estudiantes.

Por su lado, el portavoz de los padres, Felipe de la Cruz, reconoció que la creación de una nueva unidad de investigación era "la demanda principal" del plantón en la residencia de Los Pinos, por lo que las familias evaluarán si lo levantan en las próximas horas. Sin embargo, advirtió: "Seguimos en lo mismo, hasta no ver resultados, para poder creer. Después de un año de mentiras, al día de hoy ya esperamos que todo resulte real y verdadero".

El caso de Ayotzinapa ha generado fuertes críticas contra el Gobierno de Enrique Peña Nieto e hizo que el exfiscal general, Jesús Murillo Karam, dejara su cargo en medio de cuestionamientos a su investigación.

AFP