Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas de seguridad marroquíes intentan evitar una protesta de simpatizantes del Movimiento Popular o Al-Hirak Al-Shaabi, en Rabat, donde pedían el 8 de julio de 2017 la liberación del líder Nasser Zefzafi

(afp_tickers)

Uno de los líderes de las protestas en el norte de Marruecos, Nasser Zefzafi, comparecía este lunes ante un juez de instrucción en Casablanca, estapa previa a su juicio que comenzará a fin de mes.

Los abogados de Zefzafi, encarcelado desde fines de mayo, habían indicado en un primer momento que el juicio de su cliente comenzaba este lunes ante la cámara en lo criminal del tribunal de apelaciones de Casablanca.

De hecho, está siendo "interrogado sobre la cuestión de fondo por el juez de instrucción. No es el comienzo del juicio", precisó a la AFP Naima Guellaf, una de sus abogados.

Esta última etapa de la instrucción antes del juicio debe desarrollarse hasta el 27 de julio, según la prensa marroquí, que cita a otro abogado, Abdessadak El Buchattaui.

Nasser Zefzafi está detenido desde el 26 de mayo por haber interrumpido el sermón de un imán en una mezquita de Alhucemas. Comparecía ante un tribunal de Casablanca este lunes por la mañana.

El jefe de las protestas, con las que se denuncia el "Estado corrupto", está acusado de "atentar contra la seguridad interior".

Zefzafi, de 39 años y sin empleo, se convirtió en los últimos meses en el líder del movimiento popular que conmociona la región norteña del Rif desde la muerte, en octubre de 2016, de un vendedor de pescado aplastado por el mecanismo de un camión de recogida de basura.

Durante casi ocho meses, la pequeña ciudad de Alhucemas y la localidad vecina de Imzuren vibraron al ritmo de manifestaciones pacíficas en reclamo del desarrollo de una región históricamente rebelde que consideran marginada y abandonada.

En un intento de calmar las protestas, el Estado lanzó una serie de proyectos de desarrollo para la región, convertida ahora en una "prioridad estratégica" para el gobierno, aunque el descontento sigue latente.

Las autoridades endurecieron en mayo el control de las manifestaciones, cada vez más reprimidas por las fuerzas de seguridad que están ahora omnipresentes en la provincia.

Junto a la detención de Zefzafi, la totalidad de los líderes y figuras conocidas de la protesta fueron arrestados. Los choques también se multiplicaron. La policía intenta todas las noches impedir o dispersar las manifestaciones de apoyo a los detenidos.

Según un balance oficial, 176 personas se encuentran en detención preventiva, de los cuales 120 están siendo juzgados.

Desde principios de julio ya no hay manifestaciones y la tensión bajó de nivel, luego de que se retirase la policía de lugares emblemáticos de Alhucemas y de Imzuren, una medida decidida por el rey Mohammed VI, según las autoridades locales.

Pero el movimiento no desapareció totalmente. Los jóvenes se reúnen de manera improvisada en las playas, o a través de las redes sociales se convoca a protestar con cacerolazos o bocinazos.

La "liberación de los detenidos" se convirtió en el nuevo objetivo de los manifestantes, que se inquietan en particular por Sylia Ziani, figura femenina de las protestas, que según sus abogados atraviesa una "depresión grave".

El sábado por la noche, una manifestación de apoyo a la joven de unas decenas de personas fue violentamente dispersada en Rabat. Varias personalidades de la defensa de los derechos humanos y manifestantes fueron golpeados por los policías, según imágenes difundidas en las redes sociales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP