Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El Ministerio de Exteriores libio, en Trípoli, fotografiado el 25 de abril de 2016

(afp_tickers)

Los ministros y representantes de unos 40 países de África, reunidos este miércoles en Roma, ofrecieron su apoyo a los esfuerzos de Italia para frenar la llegada de migrantes a Europa y estabilizar Libia, ruta obligada para muchos de ellos.

La pacificación y estabilización de Libia, desde donde parte la inmensa mayoría de los migrantes irregulares que llegan a las costas italianas, es una de las prioridades del Gobierno italiano, que ha elaborado un plan integral para administrar el flujo de inmigrantes procedentes de África subsahariana.

"La situación de Libia merece nuestra atención. Ese país se está convirtiendo también en un refugio para los terroristas", advirtió el ministro de Asuntos Exteriores de Chad, Moussa Faki Mahamat, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la Unión Africana (UA).

El ministro hizo estas declaraciones durante la apertura de la primera Conferencia Italia-África celebrada en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores italiano.

"Damos la bienvenida al Gobierno de unidad nacional en Libia", reconoció Mahamat. "Damos la bienvenida también a las valientes decisiones tomadas en Viena", agregó el titular de la diplomacia de Chad, en referencia a la decisión tomada el lunes en la capital austríaca por las grandes potencias y los países vecinos de Libia, de apoyar la creación de un Gobierno de unidad nacional para ese país.

Italia considera también clave invertir a través de préstamos europeos en proyectos de desarrollo y cooperación para ayudar a los países más afectados por la crisis migratoria.

Ese plan, llamado 'Migration Compact', ha obtenido un amplio "consenso" dentro de la Unión Europea (UE) y "muchas voces africanas lo apoyan", aseguró el ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni. Italia espera que en la cumbre de la UE que se celebrará en junio se tomen decisiones concretas para estimular "proyectos específicos en siete a ocho países africanos, los más afectados por la migración", adelantó el ministro.

"Pensamos en un gran pacto euroafricano, con grandes inversiones, realmente grandes, porque los 1.800 millones de euros prometidos recientemente resultan demasiado poco", subrayó a la AFP el viceministro italiano Mario Giro, a cargo de las cuestiones africanas.

La UE creó en noviembre pasado en Malta un fondo de 1.800 millones de euros para ayudar a África a resolver las causas de la migración, pero Italia considera que ese plan debe ser más consistente.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y la canciller alemana, Angela Merkel, estiman que se necesitan inversiones estructurales por un valor de 10.000 millones de euros en al menos siete países africanos.

La cumbre Italia-África será organizada cada dos años y deberá permitir fijar políticas sobre el flujo migratorio legal, clave para algunos países que dependen de las remesas, y lograr un intercambio que descarte la idea de una Europa blindada.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP