Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una torre de la prisión militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba, en una imagen del 26 de enero de 2017

(afp_tickers)

Unos altos funcionarios de justicia e inteligencia de Estados Unidos visitan este viernes la prisión militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba, entre indicios de que la administración Trump podría utilizarla para albergar a nuevos detenidos en "la guerra contra el terrorismo".

El fiscal general Jeff Sessions; el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein; y el director nacional de Inteligencia, Dan Coats, visitan la prisión para familiarizarse con las operaciones en curso, afirmaron unos funcionarios.

La famosa prisión, que infructuosamente intentó cerrar Barack Obama, no ha recibido a nuevos prisioneros en más de una década.

Pero apenas asumió la presidencia, Donald Trump afirmó que quería un lugar que estuviera activo y que pudiera recibir a "algunos tipos malos" capturados en Siria, Irak, Afganistán y otros lugares.

"Mantener a nuestro país seguro ante los terroristas es la máxima prioridad de la administración Trump", afirmó el portavoz del departamento de Justicia Ian Prior en un comunicado.

"Ataques recientes en Europa y otros sitios confirman que la amenaza a nuestra nación es inminente y real y sigue siendo esencial que utilicemos cada herramienta legal disponible para prevenir tantos ataques como sea posible", añadió.

El portavoz de Coats, Timothy Barrett, explicó que la finalidad del viaje "es obtener conocimiento sobre las operaciones en curso al hablar con la gente que está en el terreno".

Esta prisión llegó a albergar a 780 detenidos en los días posteriores al 11 de septiembre de 2001, la mayoría de ellos por presuntos vínculos con Al Qaida y los talibanes.

Desde entonces, cientos han sido transferidos a sus países de origen y a otros lugares y la cifra de detenidos en este momento es de 41, muchos de ellos vistos como feroces enemigos del país que no pueden ser liberados.

Algunos de los más conocidos, como Jalid Sheij, quien supuestamente concibió los ataques del 11 de septiembre de 2001, todavía están esperando un juicio.

No se sabe si en estos momentos el gobierno estadounidense tiene detenidos en otros países que planea transferir a Guantánamo y Trump no ha dado muchas pistas sobre qué planea hacer con esta prisión.

El fiscal general Sessions ha expresado claramente que es partidario de mantenerla abierta.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP