Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos milicianos se enfrentan a los yihadistas del Estado Islámico en el distrito afgano de Achin, en la provincia de Nangarhar, el 27 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Unos miembros de una milicia cercana a un influyente diputado afgano decapitaron a cuatro combatientes afiliados al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en una región inestable de Afganistán y exhibió sus cabezas en una carretera muy frecuentada, informaron el domingo las autoridades locales.

La milicia fiel a Haji Zahir, vicepresidente del Parlamento afgano, se enfrenta desde hace varias semanas a los combatientes autoproclamados del EI en el distrito de Achin, en la provincia de Nangarhar, donde el EI ha ganado terreno en detrimento de los rebeldes talibanes.

Según Zahir, el EI había decapitado a cuatro milicianos allegados a él, por lo que actuaron en represalia. "¿Si a usted lo decapitan, o decapitan a sus hijos, espera que le obsequiemos con flores a sus verdugos?", exclamó en una rueda de prensa. "No se lanzan flores durante una guerra. La gente muere", subrayó.

Tras decapitar a los combatientes del EI, los milicianos colocaron sus cabezas en un lugar muy visible junto a una carretera muy frecuentada del distrito de Achin, según unos responsables locales.

"Ellos (los combatientes del EI) eran criminales, entonces tendrían que haber sido juzgados", explicó por su parte el gobernador del distrito, Haji Ghaleb. "Este bárbaro incidente jamás tendría que haberse producido", añadió.

El EI, controla grandes territorios en Siria e Irak y en los últimos meses ha logrado implantarse en la provincia de Nangarhar, tras expulsar a los rebeldes talibanes, para quienes esta región es uno de sus feudos.

En Afganistán, el EI a logrado atraer a numerosos talibanes decepcionados con la dirección de su movimiento.

AFP