Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestación de choferes de taxis contra la empresa estadounidense Uber en Montevideo el 13 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El gobierno uruguayo entró de lleno en la polémica generada por el aterrizaje de la aplicación para transporte en común Uber en el país, y creará una comisión para evaluar la actividad de esa empresa estadounidense cuestionada por los gremios de taxistas, indicaron fuentes oficiales.

El anuncio fue formulado tras una reunión del Consejo de Ministros (reunión de gabinete) en Montevideo por el titular de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi.

Por indicación del presidente Tabaré Vázquez, el Ejecutivo creará un grupo de trabajo que analizará la forma en que Uber pretende instalarse en Uruguay y sus posibles efectos en el mercado del transporte público, con su servicio de autos compartidos a través de una aplicación en internet.

La comisión quedará formada en un plazo de 48 horas con representantes de los ministerios de Trabajo, Industria, Transporte y Economía.

Además, deberá coordinar con el Congreso de Intendentes (alcaldes) los detalles del nuevo servicio en caso de permitírsele funcionar, así como las regulaciones "más convenientes según los intereses de los usuarios", indicó Rossi.

"No estamos dejando de entender la realidad de ver que hay cambios tecnológicos (...), que esas modalidades existen en el mundo y que tal vez se abran su camino también en el mercado uruguayo", señaló.

La intervención del gobierno surge a poco de desatada la movilización de los gremios de taxistas al saber que Uber iniciaría actividades en Uruguay.

Este sábado, Uber lanzó un comunicado anunciado acciones legales contra la principal gremial -Centro de Propietarios de Automóviles con Taxímetro de Uruguay- porque registró la marca para obstaculizar su instalación en el país.

El viernes, al grito de "Fuera Uber", cientos de taxistas cercaron un hotel en el centro de Montevideo donde la compañía iba a capacitar a conductores interesados en asociarse al servicio.

"La experiencia internacional nos habla de una serie de modalidades y consecuencias que deben tenerse en cuenta", expresó Rossi, quien consideró que "son muy importantes no solo las condiciones de comodidad de precio, velocidad e higiene, sino también los aspectos de seguridad".

"Los hechos indican que quienes transporten pasajeros y cobren por ello tienen que ajustarse a determinadas reglamentaciones vigentes y de lo contrario se pueden aplicar determinadas normas, en algunos casos muy severas", advirtió el ministro.

AFP