Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una empleado de una gasolinera despacha combustible, en Montevideo, el 22 de julio de 2015

(afp_tickers)

Los uruguayos empezaron el año 2017 este lunes con la entrada en vigor de un ajuste fiscal que aumentará impuestos a sueldos y jubilaciones, y un fuerte incremento de tarifas públicas como electricidad y combustibles.

El ajuste, decidido por el gobierno de izquierda de Tabaré Vázquez, había sido anunciado el año pasado y fue aprobado en la ley de presupuesto por el Congreso, donde el gobernante Frente Amplio contaba con mayoría absoluta en ambas cámaras.

La polémica medida busca aumentar los ingresos de las arcas públicas en un contexto de déficit fiscal que alcanza al 3,6% del PIB, y mantener a Uruguay con el codiciado "grado inversor" que las calificadoras de riesgo le asignaron en 2012.

Algunos sueldos se verán recortados entre 4 y 6%.

Además, a partir de la medianoche, regirá un aumento del precio de los combustibles, que ya son los más caros de la región.

Según un decreto emitido el pasado 22 de diciembre por el Poder Ejecutivo, la gasolina más barata pasará de 42,5 pesos por litro a 45,9 pesos por litro, o 1,57 dólares el litro al tipo de cambio del día.

El incremento es de 8% de los precios que fija la estatal ANCAP, que tiene el monopolio de la refinación y distribución de carburantes en Uruguay, y busca salir de un pronunciado déficit en sus cuentas.

Uruguay es importador neto de petróleo y los intentos por encontrar crudo en su territorio y plataforma marítima no han dado frutos.

Otros servicios públicos brindados por el Estado en forma monopólica como la electricidad y el agua subirán en montos similares (7,5% la energía y 8% el abastecimiento de agua, que además tendrá un ajuste de más de 7% por la capacidad contratada). Uruguay sin embargo, genera cada vez más electricidad a partir de parques de energía eólica.

En enero de 2016 el gobierno de Vázquez ya había incrementado las tarifas públicas más de 9%.

El gobierno anunció ahora una rebaja del IVA (impuesto al consumo) de 2 puntos porcentuales, de 20 a 18% en las compras con tarjetas bancarias de débito.

En 12 meses a noviembre, Uruguay registraba una inflación de 8,1%.

El FMI señaló a principios de diciembre que el país sudamericano de 3,4 millones de habitantes debería crecer un modesto 0,7% este año, una previsión que mejoró ligeramente los anteriores vaticinios del organismo internacional.

AFP