Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa interviene en una conferencia de prensa después de que el bloque sudamericano Mercosur decidió suspender a Venezuela por no seguir las normas democráticas, en Sao Paulo, Brasil, el 5 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Uruguay pedirá una reunión del Mercosur tras la aprobación de una polémica reforma laboral en Brasil, que Montevideo considera que afecta las reglas de competitividad del bloque, informaron fuentes oficiales.

La reforma laboral aprobada por el Congreso brasileño la semana pasada "preocupa a Uruguay porque es una manera de competir en base a la caída de derechos laborales, cosa que siempre hemos tratado de evitar", expresó el canciller Rodolfo Nin Novoa en declaraciones difundidas por la Presidencia.

El ministro señaló que Uruguay pidió una instancia de evaluación por parte del Mercosur (que completan Argentina, Brasil y Paraguay) en el marco de un protocolo sociolaboral firmado entre los socios en 2015.

En función de ese documento, Uruguay pedirá una reunión especial del bloque. Montevideo considera que la nueva normativa brasileña afecta los derechos de los trabajadores y en consecuencia las reglas de competitividad dentro del bloque.

"Vamos a pedir una reunión que está en el marco de la cláusula sociolaboral, que establece que dos veces por año tiene que reunirse una comisión administradora", adelantó Nin Novoa.

"No nos vamos a inmiscuir en la legislación interna de los países, pero queremos marcar preocupaciones, porque así va ser muy difícil competir", sostuvo.

"El salario de los trabajadores no puede ser la variable de ajuste para la competencia en los mercados", remató.

El martes pasado, el Senado brasileño aprobó una legislación laboral ya refrendada en diputados, que da preeminencia a los acuerdos negociados por sector o empresas sobre la legislación vigente.

Autoriza entre otros la "jornada intermitente", con el pago de salarios sobre una base horaria o por jornada, y no mensual.

También determina el fin de la cotización sindical obligatoria o la división de los períodos de vacaciones en hasta tres segmentos.

Esta ley es rechazada por un 58% de los brasileños, según una reciente encuesta de Datafolha. Los sindicatos realizaron una huelga general el 29 de abril y organizaron jornadas de protesta para denunciar el "retroceso" social de los planes de ajuste del gobierno.

La tasa de desempleo en Brasil, sumido en una profunda crisis política, supera el 13%.

La nueva Legislación del Trabajo forma parte de un arsenal de reformas macroeconómicas, junto al congelamiento del gasto público durante veinte años y al previsto ajuste del régimen de jubilaciones.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP