Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El fallecido presidente uzbeco, Islam Karimov, en una imagen del 26 de abril de 2016 en Moscú

(afp_tickers)

Uzbekistán se prepara este sábado para despedir al jefe de Estado, Islam Karimov, fallecido a los 78 años tras pasar décadas en el poder, dejando a esta exrepública soviética en la incertidumbre sobre su sucesión.

Karimov, quien presidió Uzbekistán con mano dura durante más de un cuarto de siglo, logró durante su vida escalar todos los puestos del aparato del Partido Comunista en la época de la URSS, hasta ponerse al frente de la república soviética de Uzbekistán.

Tras la caída de la Cortina de Hierro se convirtió en el primer presidente del país independiente.

En ese momento, enfocó sus esfuerzos en barrer a todos sus opositores.

Numerosas organizaciones acusan a Karimov, reelegido en 2015, de haber trucado las elecciones en repetidas ocasiones, haber detenido a cientos de opositores de forma arbitraria y de apoyar el uso de la tortura en las prisiones.

Sus restos viajarán 300 kilómetros hasta su ciudad natal, Samarcanda, en el sureste del país, para los funerales, en los que participará una comisión encabezada por el primer ministro, Chavkat Mirzioiev.

A partir de las 09H00 (04H00 GMT) el féretro con el jefe del Estado será expuesto en una plaza para que la gente pueda rendirle un último homenaje, antes de que sea enterrado en un cementerio cercano, informaron agencias de noticias rusas.

La ciudad cortó el tráfico aéreo para poder acoger los aviones de los altos funcionarios extranjeros. El primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, se desplazará a la ceremonia.

Otros dirigentes de Asia central también viajarán. En el cortejo estarán el presidente de Tayikistán, Emomali Rajmon, los primeros ministros de Kazajastán, Kirguistán y Belarús y el líder de Turkmenistán, Gurbanguly Berdymukhamedov.

El portal de la oposición Fergana.ru informó que desde el jueves había en la ciudad una operación de limpieza de gran envergadura.

El gobierno había informado este viernes más temprano que el presidente llevaba hospitalizado desde el fin de semana.

Médicos de Rusia, Alemania y Finlandia se sucedieron los días siguientes para intentar sacarlo del coma. En la mañana del viernes las autoridades anunciaron que se encontraba en "estado crítico" y luego indicaron su corazón se detuvo a las 20H15 (15H15 GMT) y que fue declarado muerto 45 minutos después.

Su hija menor, Lola Karimova Tilliaieva, quien reside en París, confirmó la muerte de su padre en un mensaje en las redes sociales.

- Interrogantes sobre el futuro -

En un país desprovisto de tradición democrática, la sucesión abre muchos interrogantes y despierta temores de que pueda haber una crisis política. Karimov siempre se presentó como el garante de la estabilidad y como un contrapeso al radicalismo islámico, en un país de mayoría musulmana.

"Todo el Estado era Islam Karimov, Islam Karimov fue el Estado durante más de un cuarto de siglo, con mano dura", explicó a la AFP Steve Swerdlow, analista para la oenegé Human Right Watch.

Los pretendientes más creíbles para la sucesión de Islam Karimov son su primer ministro Mirzioiev y el viceprimer ministro Roustam Azimov. Ambos están considerados como rivales.

Por el momento, según la Constitución, asumirá interinamente el presidente del Senado, Nigmatilla Iuldachev.

El presidente ruso, Vladimir Putin, consideró una "gran pérdida" el fallecimiento de su par uzbeko.

"Su muerte es una gran pérdida para el pueblo de Uzbekistán", señaló Putin en un telegrama de condolencias publicado por el Kremlin. Karimov "era un hombre de Estado de gran autoridad y un verdadero líder", afirmó.

Washington, aliado con Uzbekistán en la lucha antiterrorista, también expresó su pesar y "reafirmó su apoyo al pueblo uzbeco".

A pesar de los rumores frecuentes sobre la fragilidad de su estado de salud, Karimov nunca nombró ningún sucesor.

Su hija mayor, quien fuera su favorita en otro tiempo, cayó en desgracia tras haber comparado a su padre con Stalin. Desde entonces, está en arresto domiciliario.

"Incluso si existe un plan de sucesión, ¿los pretendientes lo seguirán? Puesto que esta situación no tiene precedente en Uzbekistán en los 25 años que han pasado desde su independencia, nadie sabe si la gente seguirá las normas una vez que el árbitro se haya ido", declaró Scott Radnitz, especialista del país de la Universidad de Washington.

Otros candidatos podrían ser el poderoso jefe de la seguridad, Rustam Inoyatov, de 72 años, considerado como uno de los responsables de la muerte de entre 300 y 500 manifestantes durante una protesta en Andiján (este) en 2005, un baño de sangre que le costó a Karimov el veto de la comunidad internacional.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP