Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Debate sobre Economía Mundial, moderado por Richard Quest en el que participa el ministro de Finanzas de Brasil Joaquim Levy, la directora del FMI Christine Lagarde y el gobernador del Banco de Inglaterra y Mark Carney, el 8 de octubre de 2015, Lima.

(afp_tickers)

Son pequeños, de bajos ingresos, sin litoral, desérticos o pequeñas islas. Ante la posibilidad de que el cambio climático los golpee con fuerza, nació el V20 de naciones vulnerables, que luchan para protegerse mutuamente, y también piden apoyo económico.

Eso sí, aseguran que no se "hacen las víctimas", sino que buscan un trabajo conjunto para conseguir sus propósito.

El escenario escogido para el lanzamiento fue la reunión anual del FMI y Banco Mundial en Lima, donde el clima es uno de los temas clave y las naciones más poderosas del mundo hacen cálculos para la formación de un multimillonario fondo que permita contener el alza en la temperatura global.

En su primera declaración, el grupo considera la respuesta al cambio climático como una prioridad humanitaria más importante.

Para el naciente bloque, de no existir una respuesta global efectiva, "se proyecta que las pérdidas económicas anuales debido al cambio climático pueden superar los 400 millones de dólares hacia el 2030 para el V20, muy superior a nuestras capacidades locales o regionales", dijo César Purísima, ministro de Finanzas de Filipinas.

"Aquí en Lima, nos unimos por lo que creemos es la cuestión fundamental de derechos humanos que amenazan nuestra propia existencia hoy. Una acción climática global nos da la esperanza de que todavía podemos ver un futuro libre de los efectos más devastadores del cambio climático", agregó, según un comunicado.

- Un seguro para catástrofes-

El V20 tiene como objetivo constituir un fondo común público-privado que actúe como un seguro contra el costo de los fenómenos meteorológicos extremos y desastres.

El grupo, que incluye a algunos de los países más pobres y pequeños del mundo, contrasta con el de los poderosos líderes de las economías industrializadas y emergentes, el G20, que también tienen su encuentro en la capital de Perú.

"Este no es un grupo típico de las principales economías. En lugar representamos países que han sido colocados en alto riesgo por los fracasos mundiales para abordar el cambio climático", dijo José Francisco Pacheco, viceministro de Hacienda de Costa Rica.

"Hemos decidido trabajar juntos para asegurar que no nos hacemos las víctimas, sino que haremos lo posible para contribuir a la resolución de esta crisis", agregó.

En un comunicado, el V20 se describe como un grupo de países "de bajos y medianos ingresos, pequeños en tamaño, los menos desarrollados, desérticos, áridos, montañosos, insulares, aislados o sin litoral", pero que representan a cerca de 700 millones de personas, unidas por su "vulnerabilidad y exposición al cambio climático".

Los miembros de la V20 son Afganistán, Bangladesh, Barbados, Bhután, Costa Rica, Timor Oriental, Etiopía, Ghana, Kenya, Kiribati, Madagascar, Maldivas, Nepal, Filipinas, Ruanda, Santa Lucía, Tanzania, Tuvalu, Vanuatu y Vietnam.

- Mirando a París -

El lanzamiento del V20 ocurre a dos meses de la cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima en París, donde buscarán un acuerdo global sobre la reducción de emisiones de carbono y evitar los efectos potencialmente desastrosos del calentamiento global.

Los fondos para las naciones pobres y vulnerables han sido un punto de fricción importante en las rondas previas de conversaciones.

La ayuda financiera global a los países en desarrollo que luchan contra el cambio climático alcanzó 62.000 millones de dólares en 2014, más de la mitad de la meta de 100.000 millones fijada para 2020, anunció el miércoles un informe de la OCDE.

La responsable de la ONU para el cambio climático, Christiana Figueres, dio la bienvenida al V20 e instó a una "financiación ambiciosa y oportuna" para impulsarlo.

"El cambio climático no es sólo una cuestión ambiental, es una cuestión económica fundamental y necesita soluciones financieras", dijo.

AFP