Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las autoridades italianas advierten a las ONG que rechazaron adherir al código que "quedan por fuera del sistema organizado para el rescate en el mar"

(afp_tickers)

Varias ONG, entre ellas Médicos sin Fronteras (MSF), rechazaron este lunes adherir al "código de conducta" para rescatar inmigrantes en el Mediterráneo propuesto por las autoridades italianas.

Italia, apoyada por la Unión Europea (UE), aspira a regular las operaciones de rescate en el mar Mediterráneo, donde los guardacostas italianos, las patrullas fronterizas europeas y las ONG socorren a los inmigrantes que intentan llegar a las costas de Europa a bordo de precarias embarcaciones.

Una docena de barcos privados participan en las operaciones de patrullaje de las aguas internacionales, los cuales realizaron cerca de una cuarta parte de los rescates de 2016 y hasta un tercio a principios de este año.

Sin embargo, algunos políticos europeos consideran que su presencia resulta una invitación a los migrantes a intentar cruzar el mar.

Tras una reunión, este lunes, con tres de las organizaciones comprometidas en los rescates, Médicos Sin Fronteras y la alemana Jugend Rettet, rechazaron las condiciones propuestas.

"En ningún país en el que trabajamos, aceptamos tener armas. Podemos dar como ejemplo los hospitales que tenemos en numerosos países", explicó el director general de MSF, Gabriele Eminente.

"Somos médicos y no policías", explicó a la AFP Tommaso Fabbri, responsable en Italia de MSF al término de la reunión en la sede del ministerio del Interior.

El código de conducta fue aprobado tras una serie de modificaciones, en cambio, por Save the Children, que precisó que la mayoría de las exigencias del acuerdo formaban ya parte de los criterios con los que trabaja esta entidad en el Mediterráneo.

"Decidimos firmar el código tras una evaluación interna a nivel nacional e internacional", precisó en un comunicado.

El ministerio del Interior italiano, que coordina las reuniones, precisó en un comunicado que firmó el acuerdo también Migrant Offshore Aid Station (MOAS).

La española Proactiva Open Arms comunicó con una nota al ministerio su voluntad de firmar el código, mientras otras tres organizaciones no participaron en la reunión, recalca la nota.

En el comunicado, las autoridades italianas advierten a las ONG que rechazaron adherir al código que "quedan por fuera del sistema organizado para el rescate en el mar", y que les recaerán "todas las consecuencias" de esa decisión, sin precisar cuáles.

El código establece entre algunos puntos la prohibición de entrar en aguas territoriales libias, la obligación de llevar encendido el radar de localización, el compromiso de no comunicarse o enviar señales luminosas para facilitar las partidas de embarcaciones, ni contactar con traficantes.

Igualmente, exige certificar la preparación técnica de los socorristas, poder recibir a miembros de la policía a bordo y cooperar con las autoridades en el lugar de desembarco, además de declarar sus fuentes de financiación.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP