Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea se reúnen en Bratislava el 9 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

Varios países europeos estudian reclamar a Apple la devolución de parte de los impuestos que el gigante estadounidense no pagó en sus territorios, aumentando la presión sobre la optimización fiscal en un contexto de control del déficit.

"Queremos saber cuánto es ese impacto (...), queremos verlo", dijo el ministro español de Economía, Luis de Guindos, al término de una reunión de los responsables de Finanzas de la Unión Europea en Bratislava.

Para Guindos, "es fundamental que esos ingresos no se pierdan", en un momento de "esfuerzo importante" para reducir el déficit.

España, que se enfrenta a una posible congelación de fondos europeos por incumplir el objetivo de déficit, debe alcanzar un 2,2% del PIB en 2018, después de haber registrado un 5,1% en 2015.

La Comisión Europea exigió a finales de agosto al gigante informático estadounidense que devolviera a Irlanda más de 13.000 millones de euros de impuestos no abonados entre 2003 y 2014 en el país, decisión que Dublín y la empresa quieren recurrir.

Apple se benefició de las "ventajas fiscales" de Irlanda, donde llegó a contar en 2014 con un tipo de imposición del 0,005%, según la Comisión, para declarar todas sus ventas realizadas en varios países, entre ellos varios de la Unión Europea.

El Ejecutivo europeo precisó que Irlanda no era el único afectado y abrió la puerta a que el resto de países pudiera solicitar la devolución de su parte correspondiente de esos 13.000 millones.

Austria se muestra favorable a reclamar el pago de los impuestos no abonados y Alemania, que también estudia la situación, alertó de no hacerse muchas ilusiones debido a la complejidad del caso.

"No hay que vender la piel del oso, antes de haberlo cazado", advirtió el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

Aunque Francia estima legítima la decisión del Ejecutivo, su ministro de Finanzas, Michel Sapin, descartó el viernes reclamar cualquier devolución.

- 'Batalla errónea' -

Los principales obstáculos a los que se enfrentan los países es conocer los detalles concretos de la decisión de la Comisión, que no se ha hecho pública por ahora, y calcular el monto exacto de los impuestos impagados.

Hasta que no se conozcan los "detalles técnicos", no se podrá saber quién tiene derecho "a este fondo", señaló el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ángel Gurría.

El caso de Apple muestra "la enormidad del problema y la enormidad del desafío para que no vuelva a ocurrir más", añadió Gurría, quien lidera una campaña global para reformar la fiscalidad.

Este asunto ha implicado un aumento de la presión contra estos acuerdos entre Estados y multinacionales, que ya condujo en octubre de 2015 al estadounidense Starbucks a devolver 30 millones de euros a Holanda por beneficiarse de ventajas fiscales.

El propio ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, cuyo país criticó la decisión sobre Starbucks entonces, urgió a los países "a trabajar juntos". "Mi mensaje a estas compañías es: ustedes libran la batalla errónea, tienen que pagar sus impuestos", aseguró.

La campaña de algunos países europeos por recaudar los impuestos impagados llega en un contexto tenso para Apple, después de una presentación considerada decepcionante de su nuevo iPhone y la caída de las ventas de su célebre smartphone.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP