Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una espesa nube de humo negro cubre la ciuad iraquí de Sinjar durante la operación de las fuerzas kurdas para arrebatársela a los yihadistas del Estado Islámico el 12 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Las fuerzas kurdas iraquíes lanzaron este jueves una amplia ofensiva contra el grupo Estado Islámico (EI) para recuperar la ciudad norteña de Sinjar, situada en una ruta de aprovisionamiento estratégica de los yihadistas.

Sinjar está situada en una carretera estratégica que une Mosul (en el norte), bastión de los yihadistas en Irak, con Siria, donde el EI controla igualmente vastos territorios. Cortar este eje, que permite al EI hacer circular material y hombres entre ambos países, constituiría por lo tanto un duro revés para los yihadistas.

El grupo Estado Islámico se apoderó de Sinjar en agosto de 2014, cometiendo atrocidades de todo tipo contra la minoría religiosa yazidí que vivía en la ciudad. Miles de yazidíes se quedaron entonces atrapados en los montes Sinjar durante semanas en condiciones muy difíciles. Esta dramática situación fue uno de los motivos esgrimidos por Washington para lanzar una campaña de ataques aéreos en Irak contra el EI.

Una victoria frente al EI y la recuperación de esta localidad tendría un importante efecto simbólico, según los observadores. "El ataque comenzó a las siete de la mañana (local, 04h00 GMT) y los combatientes peshmergas (kurdos) avanzaron en varios ejes para liberar el centro del distrito de Sinjar", declaró el general Ezzedine Saadun a AFP.

Columnas de humo se elevaban hacia el cielo tras los bombardeos de las fuerzas kurdas y de los ataques aéreos de la coalición dirigida por Estados Unidos contra posiciones de los yihadistas en Sinjar, según un periodista de AFP.

El general peshmerga Hashem Seetayi dijo que las fuerzas kurdas han recuperado varias localidades en el norte de Sinjar.

El Consejo de seguridad de la región autónoma del Kurdistán indicó que hasta 7.500 combatientes participarían en la operación, destinada a retomar Sinjar y "establecer una zona tapón para proteger (a la ciudad) y sus habitantes" de los disparos de artillería. "La coalición aérea proporcionará apoyo por aire a las fuerzas peshmergas durante la operación", añadió el Consejo.

La coalición ya llevó a cabo 24 bombardeos el miércoles en la zona de Sinjar y ocho del otro lado de la frontera, donde las Fuerzas democráticas sirias, una alianza apoyada por Washington, combaten al EI.

Las fuerzas kurdas se enfrentan a unos 300-400 yihadistas en la localidad de Sinjar, estimó en Bagdad el capitán Chance McCraw, un oficial del servicio de inteligencia estadounidense.

Pero no solamente deberán enfrentarse a combatientes yihadistas, ya que el EI, durante el largo año de ocupación de la ciudad, ha construido en ella una red de explosivos, así como trincheras.

- Aislar Mosul -

El objetivo de la operación "es aislar Mosul", aseguró el coronel Steve Warren, portavoz de la operación internacional contra el EI, a los periodistas en Bagdad, refiriéndose a este bastión yihadista en el norte del país. "Al cortar la comunicación en la autopista 47 (de Irak a Siria) estamos reduciendo la capacidad del EI de abastecerse", añadió Warren.

El hecho de que la operación contra Sinjar se produzca al mismo tiempo que otras contra el EI en Irak y Siria incrementa la presión sobre el grupo yihadista.

El grupo Estado Islámico lanzó en junio de 2014 una amplia ofensiva en el norte de Irak, desastrosa para el ejército iraquí, que le permitió tomar Mosul e intentar luego dirigirse al sur, hacia la capital Bagdad. Gracias al apoyo de los bombardeos aéreos internacionales, las fuerzas kurdas han conseguido desde entonces recuperar terreno frente al EI. Los kurdos ya habían tomado posiciones desde hace meses en el Monte Sinjar, en los alrededores de la ciudad.

Esta ofensiva en Sinjar se produce además en un momento en el que el EI ya está bajo presión en Siria, donde Rusia lanzó bombardeos aéreos en apoyo del presidente Bashar Al Asad.

AFP