Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas iraquíes de intervención rápida avanzan en la operación contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en Tuz Khurmatu, el 7 de febrero de 2018 The army, rapid intervention forces and paramilitaries, in coordination with Kurdish fighters and with Iraqi and coalition air cover, launched the operation "to chase away IS remnants," said Iraq's Security Information Centre.

(afp_tickers)

Una vasta operación para expulsar a yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) aún presentes comenzó este miércoles en una región desértica en los confines de las provincias de Salaheddin y Kirkuk, en el noreste de Irak, se anunció en un comunicado militar.

"Una operación conjunta de la novena división del ejército, de las Fuerzas de Intervención Rápida (FIR) y de las (fuerzas paramilitares) del Hashd Shaabi en coordinación con los peshmergas (combatientes kurdos) comenzó al este de Tuz Jormatu para expulsar a los efectivos restantes del EI que se esconden" allí, indicó el Centro da Información de Seguridad (CIS). La operación está apoyada por la aviación iraquí y de la coalición internacional.

El CIS es el nuevo nombre del Comando Conjunto de Operaciones (JOC), que reúne a las diferentes fuerzas iraquíes implicadas en la lucha contra el grupo EI.

Según las FIR, "cinco aldeas y varias colinas han sido liberadas y un campo militar del EI tomado por asalto".

Un periodista de la AFP presente en el lugar informó que la operación se ha desarrollado hasta ahora sin resistencia.

Varios ataques han tenido lugar recientemente en esta región contra las fuerzas gubernamentales. Las autoridades han acusado al grupo EI pero también a los "banderas blancas", que serían independantistas kurdos que quieren vengarse de la recuperación por parte de las fuerzas del gobierno de la provincia de Kirkuk, y sobre todo de la expulsión de numerosos kurdos de la localidad mixta de Tuz Jormatu.

Esta ciudad de 150.000 habitantes, donde conviven turcomanos, kurdos y árabes, ha sido escenario de una violencia mortífera durante la reconquista por parte de las fuerzas iraquíes de zonas disputadas con los kurdos, a mediados de octubre.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, había proclamado el 10 de diciembre la victoria sobre el grupo EI, que en 2014 amenazó la propia existencia del Estado de Irak al invadir y controlar un tercio de su territorio.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP