Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre despeja su casa de efectos personales dañados por las inundaciones en el sur de Francia, el 5 de octubre de 2015 en Biot

(afp_tickers)

Los siniestrados seguían este lunes la laboriosa limpieza de casas y calles de las ciudades de la Costa Azul, sureste de Francia, devastadas por lluvias diluvianas que causaron 20 muertos y dos desaparecidos.

Entre las víctimas figuran un ciudadano británico, un portugués y una italiana, precisó una fuente cercana al caso sin dar más detalles.

Al atardecer, las autoridades locales anunciaron que había dos alemanes desaparecidos.

Las lluvias torrenciales hicieron desbordar los ríos y provocaron inundaciones de gravedad sin precedentes en las ciudades en una franja litoral de Mandelieu-la-Napoule hasta Niza, pasando por Cannes Antibes y Biot.

Calzados con botas, los vecinos seguían raspando este lunes la espesa capa de barro. Y poco a poco, el paisaje de desolación, con calles con la calzada arrancada, coches amontonados, árboles caídos, debería ir recobrando sus rasgos familiares, que atraen a la Costa Azul a turistas de todo el mundo.

Y también a profesionales. En Cannes empieza este lunes el Mipcom, gran mercado mundial de contenidos audiovisuales.

El departamento de los Alpes Marítimos se encontraba el sábado en nivel naranja de vigilancia, la población estaba informada e invitada a tomar precauciones, pero este lunes seguía el debate sobre la anticipación de estos fenómenos climáticos extremos, que podrían multiplicarse con el calentamiento climático.

- Lluvia récord -

Sorprendió la intensidad de las precipitaciones, en el espacio de tres horas: entre las 19H00 y 22H00, el sábado cayeron 180 mm (o litros/m2) de agua en Cannes, 159 mm en Mandelieu-la-Napoule y 100 mm en Valbonne, cerca de Biot, unos niveles récord.

"Siempre se han producido catástrofes, pero su ritmo, su intensidad se han reforzado", estimó el domingo en los lugares de la catástrofe el presidente François Hollande, que aprovecho para pedir que "se tomen decisiones" para luchar contra el calentamiento climático cuando Francia tiene que acoger a finales de año la conferencia sobre el clima Cop21.

Aunque todavía no se conocen cálculos de los desperfectos, los damnificados, empezando por los comerciantes y los habitantes de casa individuales que a veces lo han perdido todo, las pertenencias arrastradas por riadas de lodo, podrán empezar a echar las cuentas este mismo lunes.

El presidente anunció que el estado de catástrofe natural será declarado el miércoles en Consejo de Ministros, un punto clave para el cobro de las indemnizaciones.

Más de 7.000 viviendas seguían sin servicio de electricidad el lunes al mediodía. Quince colegios y dos institutos seguirán cerrados.

La compañía de ferrocarriles SNCF intentará que circulen algunos trenes dando la "prioridad a los transportes que utilizan a diario miles de pasajeros". Los trenes de alta velocidad París-Niza se detendrán en Toulon.

- Noche de angustia -

También continuará un enorme trabajo en la red de carreteras. Un centenar de especialistas forestales del departamento ponían manos a la obra a las 09H00 para levantar los amontonamientos de vegetales y restos que pueden cargarse cuatro puentes del río Brague.

Los damnificados recibieron rápidamente atención sicológica en una región acostumbrada a las lluvias torrenciales del otoño pero algunos no van a olvidar fácilmente la noche de angustia.

Ese será el caso de la enfermera y la auxiliar del centro de ancianos de Biot, encargadas ellas solas de velar por los 48 huéspedes. "Cortadas del mundo" según su dirección, sin línea telefónica, no pudieron salvar a tres personas de edad que residían en la planta baja.

Tampoco olvidarán las familias de las siete personas que perecieron ahogadas en el aparcamiento de Mandelieu-la-Napoule, probablemente intentando salvar sus coches. Los bomberos encontraron el domingo los cuerpos, uno después de otro, en una agotadora búsqueda en las aguas opacas.

AFP