AFP internacional

Los restos de unas casas de Saná destruidas por un bombardeo aéreo atribuido a la coalición liderada por Arabia Saudita el 9 de junio de 2017

(afp_tickers)

Al menos 24 civiles yemeníes murieron este domingo en un ataque aéreo contra un mercado de un bastión rebelde chiita situado en el norte de Yemen, cerca de la frontera saudí, según una fuente médica y varios testigos.

El ataque, atribuido por esas fuentes a la aviación de la coalición árabe dirigida por Arabia Saudita que combate los rebeldes hutíes, tuvo como objetivo a vendedores y clientes del mercado de qat, una hierba euforizante ampliamente consumida en Yemen.

El mercado, llamado Suk al Mashnak, está en la subprefectura de Shadaa, en la provincia de Saada.

Un civil también resultó herido en el ataque, afirmó la fuente médica, que pidió el anonimato.

Los cuerpos de algunas víctimas resultaron carbonizados y no han podido ser identificados por ahora, agregó.

Según algunos testigos, el mercado atacado servía de base al tráfico transfronterizo de qat, cuyo consumo está prohibido en Arabia Saudita.

"Entre los muertos figuran traficantes de qat que acababan de regresar de la frontera saudí", según uno de los testigos.

La provincia de Saada, bastión de los rebeldes hutíes que tomaron el control de Saná y de amplias porciones del norte del país en 2014, ha sido bombardeada intensamente por la coalición árabe que interviene en Yemen desde marzo de 2015.

La coalición no ha reaccionado por ahora a las pérdidas civiles. Ha sido acusada varias veces de haber atacado por error a civiles en las operaciones aéreas en Yemen. Reconoció sin embargo algunos errores y prometió tomar medidas para evitarlos.

La guerra en Yemen opone las fuerzas progubernamentales a los rebeldes hutís, apoyados por Irán y aliados a unidades del ejército que siguen leales al expresidente Ali Abdallah Saleh.

La guerra ha causado más de 8.000 muertos, mayoritariamente civiles, y más de 44.500 heridos desde la intervención de la coalición árabe. También ha provocado una grave crisis humanitaria en ese país, considerado el más pobre de la península árabiga.

AFP

 AFP internacional