Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mapa de Egipto localizando los ataques contra varios puntos de control militar en el norte de Sinaí

(afp_tickers)

Veintiséis soldados egipcios murieron o resultaron heridos este viernes en una serie de atentados contra retenes del norte del Sinaí, informó el ejército en un comunicado.

Las fuerzas armadas afirman haber matado a 40 atacantes en represalia, durante enfrentamientos con combatientes extremistas en esta región, en la que opera la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Varias ambulancias acudieron a los lugares de los ataques al sur de la localidad de Rafah, cerca de la frontera con la Franja de Gaza, precisaron unos responsables de seguridad.

Desde que el ejército derrocó en 2013 al presidente Mohamed Mursi, miembro de la cofradía de los Hermanos Musulmanes, diversos grupos yihadistas -entre los cuales se encuentra "Provincia del Sinaí", afín al EI- han multiplicado los atentados contra los militares y los policías, causando cientos de muertos en sus filas, sobre todo en la península del Sinaí.

"Provincia del Sinaí" revindicó el atentado contra un avión de línea el 31 de octubre de 2015. El avión llevaba a bordo 224 turistas rusos que perdieron la vida tras haber despegado de la estación balnearia del sur del Sinaí, Sharm el Cheij.

A diferencia de los yihadistas en Irak y Siria, la rama egipcia del EI no ha logrado conquistar territorios habitados. En julio de 2015, el ejército logró detener un intento de ocupación en la pequeña ciudad de Cheij Zuweid.

Los militares egipcios destruyen a menudo edificios en la zona de la frontera con la Franja de Gaza, para eliminar los túneles clandestinos y existen varios puntos de control desperdigados por el territorio que une la península al resto de Egipto.

Pero estas medidas no impidieron que el EI cometiera atentados sangrientos en su territorio, en particular contra la comunidad cristiana copta.

El EI revindicó dos atentados suicidas contra dos iglesias coptas al norte del Cairo (45 muertos) a principios del mes de abril, tras el cual el presidente Abdel Fatah al Sisi declaró el estado de urgencia, y otro en el centro de la capital (29 muertos) en diciembre de 2016.

La comunidad cristiana egipcia recibió el apoyo del papa Francisco en abril, que exhortó desde El Cairo al diálogo entre cristianos y musulmanes, tras visitar la iglesia que fue blanco del atentado en 2016 y encontrarse con el papa de la iglesia copta ortodoxa Teodoro II y el gran imán de Al Azhar (la principal institución del islam sunita).

AFP