Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Gruesas olas de humo negro de una chimenea delgada como un lápiz en una refinería en Port Harcourt, en Nigeria, el 16 de septiembre de 2015.

(afp_tickers)

Venezuela anunció este jueves una reunión técnica de los miembros de la OPEP y otros países petroleros, el 21 de octubre, en medio de su insistencia para un recorte de la producción de crudo.

El encuentro fue confirmado por el ministro de Petróleo y Minería, y presidente de PDVSA, Eulogio del Pino, según un boletín de prensa de la petrolera estatal.

"El ministro Del Pino informó que el próximo 21 de octubre se realizará una reunión técnica entre países OPEP y No OPEP, señaló la cartera, sin precisar el lugar ni los países externos al cártel petrolero que asistirán a la cita.

El mismo boletín informó que el ministro dialogó telefónicamente -en una fecha no especificada- con su homólogo ruso, Alexander Novak, sobre temas como la "cooperación entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros países productores No OPEP".

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha dicho en reiteradas ocasiones que debe ejecutarse un recorte de producción petrolera, tanto en países OPEP como no OPEP, para estimular el alza del precio del crudo.

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, considera necesario "utilizar los mecanismos de control de la producción, de la disciplina colectiva, de la reducción necesaria en un momento dado para buscar un equilibrio y luego ir programando coordinadamente el crecimiento de la producción", dijo recientemente el mandatario socialista.

A su juicio, un recorte en la producción de crudo no perjudica a ningún país OPEP o no OPEP, sino que crearía nuevas condiciones para un mercado estable.

Venezuela ha intentado que la OPEP -del que es miembro fundador- decida un recorte de producción, lo que ha sido rechazado por Arabia Saudí, embarcada en una estrategia de saturación del mercado que deprima los precios y afecte las economías de la producción de esquisto como la de Estados Unidos.

El gobernante venezolano considera incluso que "es el momento" de que la OPEP convoque a una cumbre de jefes de Estado del organismo para "defender y estabilizar" los precios y el mercado, si bien reconoce que el barril "no volverá" a los 100 dólares al menos en el corto plazo.

La propuesta venezolana también contempla "colocar un precio base y adaptarlo a regiones del mundo", añadiendo "una banda de flotación" del precio, según Maduro.

El valor de la cesta petrolera venezolana de crudo y derivados bajó 1,2% la semana pasada y cerró con un precio medio de 40,02 dólares por barril, con lo cual la cotización para el año 2015 es de 47,60 dólares.

AFP