Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Tropas venezolanas esperan una rueda de prensa del ministro de Defensa del país, Vladimir Padrino López, en Caracas el 14 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Cientos de civiles recibieron este sábado lecciones de tiro, combate cuerpo a cuerpo e incluso uso de cañones antiaéreos durante ejercicios militares ordenados por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ante la "amenaza" de su par estadounidense, Donald Trump, y sus sanciones financieras.

La Fuerza Armada, a la que Maduro ha dado gran poder económico y político, desplegó a la vez aviones, tanques de guerra y millares de soldados en varias regiones, en el marco del "Ejercicio Soberanía Bolivariana 2017", que seguirá el domingo.

"¡Yanquis, fuera de aquí!", gritaba Erica Avendaño, una jubilada de 60 años, antes de golpear con un fusil a dos muñecos de trapo en el paseo Los Próceres, en el oeste de Caracas, la entrada al mayor complejo militar del país.

Rápidas prácticas de puntería con fusiles y circuitos de acondicionamiento físico se realizaban allí, entre otras actividades, acompañadas de música y de consignas a favor de Maduro y del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013).

"Ha sido un gran día. Los venezolanos, defendiendo su patria, salieron a la calle", dijo al dar balance el almirante Remigio Ceballos, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada. "El objetivo fundamental es preparar al pueblo para la defensa", agregó en una entrevista con la televisora estatal VTV.

A Los Próceres llegó una "marcha antiimperialista" que avanzó bajo una fuerte lluvia que se prolongó por un par de horas.

Maduro convocó los ejercicios hace dos semanas tras la advertencia de Trump de una eventual "opción militar" frente a la grave crisis política y económica venezolana y, según el alto mando, participan 200.000 militares, junto con 700.000 milicianos, reservistas y civiles.

- Tiroteo en la frontera -

La jornada estuvo manchada por un enfrentamiento entre militares y un grupo armado que dejó seis muertos en el estado Táchira (oeste), fronterizo con Colombia.

El comandante del Ejército venezolano, Jesús Suárez Chourio, aseguró que el tiroteo se produjo cuando soldados cumplían tareas de "patrullaje" y señaló a 'Los Rastrojos', banda criminal colombiana que, según Bogotá, fue desmantelada el año pasado.

Pese al incidente, la agenda de ejercicios militares se mantuvo inamovible.

Al inaugurar los ejercicios el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, rodeado de decenas de soldados en una zona montañosa de Macarao (suroeste de Caracas), señaló que la Fuerza Armada apoya "todas las medidas para contrarrestar el bloqueo financiero" que representan las sanciones de Washington.

El viernes, un decreto de Trump prohibió negociar deuda emitida por el gobierno venezolano y por su estatal petrolera PDVSA, lo que Maduro calificó de "brutal agresión" que abonaría el terreno para una posible intervención estadounidense.

- "Propaganda" -

Maduro plantea los ejercicios como un desafío a Estados Unidos, pero la especialista en materia militar Rocío San Miguel los califica de "simple propaganda".

Según comentó San Miguel a la AFP, Maduro busca, a nivel interno, "elevar los costos de cualquier deslealtad en la FANB, asunto que preocupa al sistema de inteligencia", y a nivel externo, "reafirmar un discurso antiimperialista que encuentra solidaridad" regional.

A principios de agosto, una veintena de hombres -entre ellos tres oficiales- atacó una estratégica guarnición militar en Valencia (180 km al oeste de Caracas) y robó armas, incidente en el que dos alzados murieron y sus líderes están detenidos.

Maduro también "necesita hacer creer que Rusia, su principal vendedor de armas, constituye un aliado en materia de defensa, elevando el costo estadounidense de cualquier intervención militar", apuntó San Miguel.

La presión internacional contra el mandatario socialista aumentó tras la instalación de una Asamblea Constituyente que él impulsó y que rige el país como un suprapoder.

Estados Unidos y una docena de gobiernos latinoamericanos la califican de paso hacia una "dictadura".

- "Declaración de guerra" -

Las tensiones desataron los primeros castigos económicos de Estados Unidos contra Venezuela en conjunto, tras sanciones individuales contra Maduro y otros funcionarios, acusados de quebrar "el orden democrático" y "violar derechos humanos" en las protestas opositoras que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio.

"Es una declaración de guerra económica frente a la cual no podemos responder de manera convencional", dijo este sábado el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas.

Maduro convocó a las empresas estadounidenses que compran petróleo venezolano a una reunión "urgente" en Caracas, así como a los tenedores de bonos de deuda venezolana, de los cuales 62% -dijo- son de ese país. No fijó fecha.

El jefe de Estado también pidió a la corte suprema y a la Constituyente enjuiciar "por traición a la patria" al presidente del Parlamento de mayoría opositora, Julio Borges, y otros dirigentes opositores.

Borges, en los últimos meses, viajó a Estados Unidos y otros países del hemisferio en busca de apoyo.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP