Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Venezolanos hacen colas para ingresar a un supermercado en Valencia, 180 km al oeste de Caracas, el 11 de agosto de 2015

(afp_tickers)

El gobierno venezolano limitó la ganancia de la actividad comercial al fijar un máximo de utilidad de 60% para la distribución y venta de productos, según anunció este miércoles el vicepresidente Jorge Arreaza.

El funcionario explicó que los productores "mantendrán su 30% de ganancia", que ya está fijado por ley, y que "habrá un margen de comercialización de 60%" adicional para todos los intermediarios hasta el último eslabón de la cadena de venta.

Según Arreaza, estas medidas buscan combatir a los especuladores a quienes atribuye el acelerado costo de vida, que de acuerdo con el propio gobierno se reflejaría en una inflación cercana a 85% al cierre de 2015.

"El que antes ganaba más de 30% va a pasar a ganar 15% o menos", dependiendo del producto y de los eslabones en la cadena, que deberán repartirse el 60% de utilidad, afirmó Arreaza.

El presidente Nicolás Maduro había anunciado el martes -a seis semanas de las elecciones parlamentarias- que se iba a "apretar la Ley de Precios Justos", que controla y regula toda la actividad comercial y los márgenes de ganancia en la economía venezolana.

El mandatario socialista afirmó que la ley fija una utilidad de 30% para los comerciantes, pero "le crearon eslabones a la cadena intermediaria y a cada eslabón le agregan el 30%".

Arreaza ilustró la medida con una salsa de tomate que con cuatro intermediarios y distribuidores elevaba su precio 184% hasta 128 bolívares (20,3 dólares a la menor tasa oficial y 0,16 a la del mercado paralelo).

Mientras, con la nueva disposición de 60% de ganancia para toda la cadena intermediaria, el mismo producto costaría unos 72 bolívares (11,4 dolares a la tasa oficial y (0,09 al paralelo).

La tasa de 6,30 rige únicamente para la entrega de divisas -que monopoliza el gobierno- destinadas a la importación de alimentos y medicinas.

El vicepresidente señaló que desde la próxima semana se aplicarán duros castigos a los especuladores y que estos se extenderán a quienes violen el control de cambios y fijen precios tomando como referencia el dólar paralelo, 125 veces más caro que la menor tasa oficial.

Economistas y consultoras privadas sostienen que la inflación de Venezuela para 2015 cerrará por encima de 200%, en medio de una de escasez de dos de cada tres productos básicos y profunda devaluación del bolívar.

El país con las mayores reservas petroleras del mundo sufre además un fuerte recorte de importaciones por una sequía de divisas a raíz el desplome de los precios del petróleo a menos de la mitad en el último año.

Los mismos observadores consideran que el control de precios y del sistema cambiario originan varias de las distorsiones de la economía venezolana, al desestimular la producción nacional.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

AFP