Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Victoria Beckham en Londres, el 11 de diciembre de 2012

(afp_tickers)

Tras diez años creciendo en el mundo de la moda en Nueva York, Victoria Beckham presenta por primera vez una colección en la Fashion Week de Londres, que este domingo también verá el segundo desfile de Delpozo, firma faro de la moda española.

Con más de 400 puntos de venta en 50 países, oficinas en Londres y Nueva York y una cifra de negocio de 40 millones de euros, la firma de moda VB ha recorrido un largo camino desde su primer desfile en 2008 en Nueva York.

Beckham ha cumplido así con éxito el desafío de superar su doble estatuto de excantante del grupo de pop británico Spice Girls y de esposa del célebre futbolista inglés David Bechkahm.

Su estilo ha ido evolucionando del clasicismo chic que imprimió a sus primeras colecciones hacia cortes más audaces y de sus colores fetiches —negro, gris, blanco— a tonos más llamativos como el naranja fluorescente, el verde menta o el lila.

"Ha sido una increíble aventura, aunque las cosas han sido difíciles. Tuve que aprender extremadamente rápido", afirmaba la diseñadora en una entrevista al diario británico Telegraph.

Su éxito se basa, asegura, en su inagotable capacidad de trabajo y una feliz vida de familia en Londres su marido y sus cuatro hijos: Brooklyn, Harper, Romeo y Cruz. Así sus días empiezan con dos horas de ejercicio físico antes de que los niños se levanten para ir al colegio y terminan por una cena en familia a la que no quiere renunciar por nada.

Beckham, que en 2013 había dicho al New York Times Magazine querer "construir un imperio", consolidó en 2017 la estructura de su empresa, Victoria Beckham Limited (VBL), con una inversión de 30 millones de libras (34 millones de euros) del grupo NEO Investment Partners, especializado en las marcas de lujo.

Sin embargo, todavía debe esforzarse por reducir sus pérdidas, que en 2016 alcanzaron los 8,5 millones de libras, casi el doble que el año anterior.

"Un déficit así no es único en este sector y no constituye necesariamente una falta de credibilidad", señala Naomi Braithwaite, profesora de moda en la Nottingham Trent University. "Se necesita tiempo para construir una marca", agrega.

- Delpozo en todo su esplendor -

La que sí está firmemente consolidada y en constante evolución es la firma española Delpozo creada en 1974 por el diseñador Jesús del Pozo y cuya dirección creativa corre desde 2012 a cargo del creador catalán Josep Font tras la muerte del fundador en 2011.

Font también estuvo cinco años instalado en la Fashion Week de Nueva York, pasarela que fue clave para propulsar a Delpozo al estrellato absoluto.

Desde Melania Trump a Michelle Obama, pasando por estrellas de Hollywood como Cate Blanchett, Julianne Moore o Keira Knightley, la 'creme' de Estados Unidos luce el estilo intemporal y soñador del creador español por las alfombras rojas o los jardines de la Casa Blanca.

El pasado febrero, para su colección otoño/invierno 2018, Delpozo dio la sorpresa mudándose a la Fashion Week de Londres, donde ya es una de las figuras claves y donde este domingo presenta su segunda temporada europea.

Para Laura Luceño, profesora del Centro Superior de Diseño de Moda de la Universidad Politécnica de Madrid (CSDMM), el estilo de Font "combina perfectamente esa pureza de formas del ADN de la marca, de la herencia de Jesús del Pozo, con esas flores y ese universo mucho más onírico" del diseñador catalán.

Inaugurada el viernes, la semana de la moda de Londres tomó velocidad de crucero el sábado con las colecciones de dos jóvenes creadores británicos Gareth Pugh y Jonathan Anderson.

Los modelos presentados por Anderson, director creativo de la firma de lujo española Loewe pero que desfiló con su propia marca J.W. Anderson, on amplios y aéreos, recubiertos de mallas o de encajes, con un toque bohemio perfectamente asumido y colores terráqueos y orgánicos: crema, anís, ocre y azul cobalto.

Pugh por su parte imaginó un Londres sórdido, cubierto de mal asfalto y contaminado con humos tóxicos, donde mujeres guerreras y provocadoras se rebelan contra el conservadurismo: botas paramilitares, ajustadísmos trajes rojo sangre con motivos geométricos, cortos kimonos de cuero negro, impermeables de plástico y bustiers de dominadora.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP