Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fuerzas iraquíes festejan en Mosul el 8 de julio de 2017

(afp_tickers)

Irak anunciará de forma "inminente" la victoria final en la batalla para arrebatar Mosul al grupo yihadista Estado Islámico (EI), dijo este sábado un general estadounidense, mientras en la ciudad estallaban celebraciones entre las fuerzas policiales en las zonas bajo su control.

El EI se había apoderado de Mosul en una ofensiva relámpago el 10 de junio de 2014, antes de hacerse con el control de grandes partes del corazón sunita del país y de proclamar su "califato" a caballo entre Irak y Siria.

Las fuerzas iraquíes lanzaron su campaña para recuperar la segunda ciudad del país en octubre, y desde entonces el EI pasó de controlar toda la ciudad a verse atrapado entre las fuerzas de seguridad y la orilla occidental del río Tigris.

Apoyada por una campaña de intensos bombardeos aéreos realizados por una coalición liderada por Estados Unidos, la ofensiva iraquí redujo gran parte de la ciudad a escombros y obligó a huir a miles de personas.

Los últimos yihadistas acorralados han opuesto una fiera resistencia en los últimos días, pero sus esfuerzos para evitar que las tropas iraquíes logren la que sería la mayor derrota del EI hasta el momento parecían estar llegando a su fin.

"Un anuncio es inminente", dijo por teléfono a la AFP el brigadier general estadounidense Robert Sofge, basado en Bagdad.

"No quiero especular si será hoy o mañana, pero creo que será muy pronto", agregó.

Los yihadistas que quedan en Mosul están luchando a muerte en una pequeña área de apenas dos bloques de la ciudad vieja sobre el río Tigris, dijo Sofge, y quienes permanecen allí están "desesperados".

- Barbas afeitadas -

Algunos tratan de mezclarse con los civiles y huyen afeitándose la barba y cambiando sus ropas, otros se hacen los muertos y hacen detonar sus chalecos explosivos cuando se acercan las fuerzas iraquíes.

Algunas mujeres miembros del EI se han autoinmolado, haciendo estallar explosivos en medio de civiles desplazados.

"Están haciendo todo el daño que pueden en sus últimas horas", dijo Sofge.

La batalla por Mosul comenzó el 17 de octubre de 2016 y se ha vuelto cada vez más dura a medida que las fuerzas iraquíes apoyadas por Estados Unidos se acercaban al centro de la ciudad.

Para desacelerar el avance hacia sus últimos bastiones, el EI colocó trampas y bombas en prácticamente todas las estructuras que ocuparon.

"El enemigo ha colocado explosivos por todos lados, en cada lugar, en cada armario, incluso uno debajo de una cuna", aseguró Sofge.

Una victoria final en Mosul marcaría un hito histórico para las fuerzas de seguridad iraquíes, que sucumbieron ante una violenta arremetida del EI en 2014.

- Celebraciones y 'orgullo' -

"Merecen celebrar, merecen tener el mayor orgullo y sentimiento de misión cumplida que una fuerza militar puede alcanzar", afirmó Sofge, ofreciendo "felicitaciones adelantadas por una gran batalla".

"Esta lucha en Mosul no tiene nada que ver con lo que una fuerza militar haya hecho en las últimas décadas. Tendríamos que remontarnos hasta la Segunda Guerra Mundial para encontrar algo que se le parezca", agregó.

El primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, declaró en Twitter a finales del mes pasado: "estamos asistiendo al final del falso Estado (Islámico)".

Hizo esta afirmación después de que las fuerzas iraquíes tomasen el control de los restos de la Gran Mezquita Al Nuri de Mosul y de su minarete, conocido como Al Hadba ("la joroba").

El líder del EI Abu Bakr Al Bagdadi se había autoproclamado "califa" en esa mezquita en 2014 en su única aparición en público.

Pero el EI dinamitó estos dos lugares emblemáticos el 22 de junio en lo que Abadi calificó como "una declaración oficial de derrota".

El sábado un responsable militar había asegurado que las fuerzas iraquíes habían abatido a combatientes del EI que intentaban huir de Mosul.

"Algunos de ellos intentaron cruzar hacia la otra orilla (del Tigris) pero tenemos fuerzas allí", afirmó el teniente general Abdulghani Al Asadi, un comandante de los tropas de élite del contraterrorismo (CTS).

Estos yihadistas quisieron volver hacia la ciudad vieja pero las fuerzas de seguridad "les dispararon y los mataron, sus cuerpos quedaron en el agua", agregó Asadi, sin precisar su número.

El mando conjunto de las operaciones en Irak publicó, por su parte, un comunicado afirmando que 35 miembros del EI habían sido abatidos y seis capturados cuando intentaban huir ante el "avance" de las fuerzas iraquíes en el casco antiguo, sin brindar más precisiones.

AFP