Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos soldados israelíes evacuan en una camilla el cuerpo del palestino Raed Jarradat el 26 de octubre de 2015 en la localidad cisjordana de Hebrón

(afp_tickers)

Hebrón, la ciudad más grande de la Cisjordania ocupada fue sacudida este lunes por actos violentos en los que murieron tres palestinos, por lo que un reciente acuerdo diplomático para frenar la espiral de violencia tuvo un primer tropiezo de mal augurio.

Este sector es escenario desde hace semanas de enfrentamientos entre palestinos, por un lado, y colonos judíos y el ejército israelí, por el otro, sobre los cuales el acuerdo diplomático anunciado el sábado no parece surtir efecto.

Dos palestinos fueron abatidos el lunes cerca de Hebrón tras haber realizado ataques con arma blanca, indicó el ejército. Un israelí resultó gravemente herido en uno de ellos.

Además, un joven palestino de 17 años fue abatido a balazos en un localidad cercana a Hebrón, en uno de los choques con el ejército israelí, muy habituales en la zona, señalaron la policía y los servicios de auxilio palestinos.

Hebrón es un auténtico barril de pólvora en el que 500 colonos israelíes viven entre los palestinos detrás de torres de vigilancia y alambradas de púas. En la misma se encuentra la Tumba de los Patriarcas, sitio reverenciado por musulmanes y judíos, y fuente de vivas tensiones.

Fuera de la ciudad, el conflicto es casi permanente entre palestinos e israelíes de colonias, como la de Kyriat Arba.

Este lunes, además, el ejército israelí lanzó por la noche un ataque aéreo en la Franja de Gaza contra objetivos del movimiento islamista palestino Hamas, tras el disparo de un cohete desde el enclave hacia el sur de Israel, según un comunicado militar. Fuentes palestinas dijeron que se registraron algunos daños materiales pero no hubo que lamentar víctimas.

Desde el 1 de octubre, la ola de violencia en los Territorios palestinos, Jerusalén e Israel provocaron 57 muertos entre palestinos y un árabe israelí - la mitad autores de atentados- y 8 muertos israelíes, además de un eritreo confundido con un "terrorista".

Ante el riesgo de un conflicto generalizado, la comunidad internacional y las autoridades israelíes y palestinas han concentrado sus esfuerzos en la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, por temor a que se encienda, como en 2000, la chispa que provoque una nueva intifada.

Estados Unidos presidió el sábado un acuerdo entre Israel, que controla el acceso al lugar, y Jordania, guardián de los sitios sagrados de Jerusalén. Israel aceptó la instalación de videocámaras de vigilancia que funcionen durante las 24 horas del día en la explanada.

- 'Injerencia israelí' -

Este acuerdo dio lugar a las primeras notas discordantes cuando Israel y la fundación islámica que administra la explanada se acusaron mutuamente de querer aplicarlo cada uno a su manera.

La discordia, que atañe a la cuestión fundamental sobre quién debe controlar este sitio ultrasensible, estalló cuando la fundación jordana (Waqf) inició este lunes la instalación de videocámaras.

En cuanto "comenzamos la instalación (este lunes) por la mañana, llegó la policía (israelí) para detener los trabajos argumentando que esto estaba prohibido", dijo a la AFP el jeque Azam al Jatib, jefe del Waqf.

El mismo condena "vigorosamente la injerencia israelí". "Consideramos que este asunto confirma que Israel pretende instalar solamente cámaras que sirvan a sus intereses", denunció.

La instalación "debe ser coordinada" entre las partes concernidas, respondió por su parte la oficina del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Esta cuestión de las cámaras fue la única medida concreta anunciada por el secretario de Estado norteamericano John Kerry, tras sus encuentros por separado con los principales actores: Netanyahu, el presidente palestino Mahmud Abas y el rey Abdalá II de Jordania.

- 'No hay otra autoridad' -

La oficina de Netanyahu no se privó de citar a Kerry: los equipos técnicos israelíes y jordanos tendrán que "encontrarse muy pronto" para discutir la puesta en marcha de esta idea de Jordania.

El Waqf actúa bajo órdenes del palacio real jordano, dijo el jefe de la fundación. Ammán no emitió ningún comentario por su parte.

"No hay otra autoridad en la explanada" que el Waqf, añadió.

Esta querella ilustra hasta qué punto cualquier nuevo arreglo sobre la explanada es complicado de aplicar.

La explanada está ubicada en Jerusalén este, parte palestina de la ciudad santa, ocupada por Israel, con la oposición de la comunidad internacional. Es en el corazón espiritual de esta parte de la ciudad, en la que los palestinos quieren instalar la capital del futuro Estado.

Palestinos y jordanos afirman que Israel quiere cambiar el reglamento ('statu quo') de este lugar, lo que Netanyahu niega.

"Los palestinos no están dispuestos a poner fin al conflicto ni a renunciar al sueño de un Estado (propio), no al lado de Israel, pero en su lugar", afirmó este lunes Netanyahu durante un homenaje a Isaac Rabin, primer ministro israelí asesinado el 4 de noviembre por un judío extremista.

Varias ceremonias oficiales tuvieron lugar para conmemorar el 20º aniversario de este asesinato, que según el calendario hebreo coincidió con el sábado pasado.

Por otra parte, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, recibía este lunes de noche en una cena de trabajo a Abas para tratar la puesta en marcha de "medidas concretas" para llevar la calma a Oriente Medio y la manera en que la UE "puede contribuir a una 'desescalada'" de la violencia en la región.

AFP