AFP internacional

Vista del barrio de Meshleb, en el este de la ciudad siria de Raqa, mientras los combatientes de la alianza árabo-kurda avanzan en la zona contra los yihadistas del grupo EI, el 7 de junio de 2017

(afp_tickers)

Las fuerzas árabo-kurdas sirias respaldadas en tierra y aire por Estados Unidos libraban el jueves violentos combates en Raqa, bastión del Estado Islámico (EI) en Siria, al cual entraron por primera vez hace dos días.

Bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos mataron a por lo menos 17 civiles la noche del miércoles, según el Observatorio sirio de los derechos humanos (OSDH), que había denunciado la muerte de ocho civiles por los bombardeos el martes y 21 el lunes.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) lanzaron hace siete meses una importante ofensiva que les permitió controlar vastas regiones alrededor de Raqa, que quedó cercada por el oeste, el norte y el este.

El martes las FDS lanzaron el asalto final contra Raqa, ingresando a la ciudad por el barrio Meshleb, en el este de la ciudad.

Un corresponsal de AFP estuvo brevemente el miércoles en Meshleb, donde presenció violentos combates con miembros del EI que disparaban obuses de mortero.

Según ese reportero sólo una parte del barrio está bajo el control de las FDS. La coalición internacional dirigida por Washington los apoyaba desde el aire.

Los miembros de las FDS estaban en su mayoría armados con armas ligeras y también respondían con disparos de obuses de mortero hacia las posiciones de los yihadistas.

Intentaban esconder sus vehículos para que no fuesen divisados por los drones de EI, que utiliza estos aparatos para lanzar bombas.

"Nuestras tropas avanzan en Meshleb y controlan partes del barrio", dijo este jueves a la AFP un portavoz de las FDS, Talal Sello. "Las fuerzas de la coalición internacional trabajan con nosotros en el terreno de manera muy eficaz", añadió.

Esta coalición, dirigida por Washington, afirmó haber efectuado 22 bombardeos contra el EI cerca de Raqa el miércoles.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) dio cuenta el jueves de combates intensos en Meshleb.

Para el OSDH, las FDS controlan dos tercios del barrio y se encuentran a 400 metros del barrio contiguo, Al Senaa.

- Minas -

"El EI dispone de francotiradores que vigilan Meshleb y colocó numerosas minas en ese barrio", dijo esta oenegé.

Según la misma fuente, el barrio fue vaciado de la población civil por los yihadistas antes de que entraran las FDS y el EI cavó trincheras defensivas y túneles en el sector.

Los combates continuaban asimismo en la periferia oeste de la ciudad, según el OSDH, que agregó que las fuerzas especiales estadounidenses participan activamente en los combates en varios frentes.

Unos 500 militares estadounidenses, todos miembros de las fuerzas especiales, participarían en la batalla de Raqa.

El miércoles, un corresponsal de AFP vio vehículos blindados de la coalición, cargados con armas pesadas y cubiertos por lonas camufladas, estacionados debajo de olivares, en el desierto al este de Raqa.

Los comandantes de las FDS utilizaban tabletas para identificar los objetivos enemigos. En las calles se colocaron cubiertas para detener eventuales coches bomba.

Raqa fue capturada por los yihadistas en 2014. La ciudad se convirtió en el símbolo de las atrocidades cometidas por los yihadistas (decapitaciones, ejecuciones públicas) así como una base para la planificación de atentados cometidos en el extranjero.

Los habitantes de la ciudad dan cuenta de bombardeos incesantes, indicó el miércoles un militante del grupo "Raqa is Being Slaughtered Silently" ("Raqa masacrada en silencio").

- El ejército ausente -

Según el militante, las condiciones de vida se deterioran con, además de los bombardeos, escasez de agua y electricidad.

Los civiles que lograron escapar de la ciudad afirmaron que fueron atacados por combatientes de EI durante su fuga.

La cantidad de civiles muertos por los ataques de la coalición aumenta cada vez más desde que las FDS lanzaron su ofensiva.

Según Naciones Unidas unas 160.000 personas están aún en Raqa. Eran 300.000 al comenzar la guerra en Siria, en 2011.

El portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, David Swanson, afirmó que unas 100.000 personas "podrían quedar atrapadas" durante la ofensiva.

El ejército sirio está de momento ausente de la batalla de Raqa, aunque la agencia de prensa oficial Sana indicó el jueves que la Fuerza Aérea detectó posiciones de EI en el oeste de la provincia.

Por otra parte, un dron que presuntamente pertenecía a las fuerzas que apoyan al régimen sirio disparó contra tropas de la coalición internacional en el sureste del país, antes de ser derribado, informó el jueves el coronel Ryan Dillon, portavoz de ésta.

AFP

 AFP internacional