Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un motor diésel del fabricante automovilístico Volkswagen, en una imagen tomada en la ciudad británica de Cardiff el 15 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Volkswagen anunció el jueves el llamado a revisión de 8,5 millones de coches diésel trucados en la Unión Europea y enfrentaba una fuerte presión de las autoridades alemanas y allanamientos de sus oficinas en Italia.

Las revisiones masivas en los 28 países de la UE se iniciarán en enero de 2016, indicó el gigante automovilístico alemán, que estudia aún los procedimientos a seguir en otros países donde vendió coches con falsos sistemas de medición de emisiones contaminantes.

La compañía, que este año se había convertido en el primer vendedor mundial de vehículos, admitió el mes pasado haber instalado esos motores trucados en once millones de coches diésel de varias de sus doce marcas.

El escándalo sumió al grupo en la peor crisis de su historia y lo confronta a un aluvión de demandas judiciales, multas y multimillonarios costes de reparación, sin contar eventuales pérdidas causadas por la degradación de la imagen de marca.

- Presión política en Alemania -

Las autoridades alemanas ordenaron que la firma inicie el llamado a revisión de los 2,4 millones de automóviles trucados comercializados en el país.

El diario Bild aseguró que las autoridades estaban "perdiendo la paciencia" con el constructor y que no estaban dispuestas a contentarse solo con la buena voluntad de la empresa para arreglar el desquicio que afecta a un sector clave para el país.

La KBA (Autoridad Federal de Transporte) indicó que se encargará de "seguir y controlar" las operaciones de revisión.

La dimensión del llamado a revisión "hace necesario un cierto grado de control", dijo el ministro de Transportes, Alexander Dobrindt.

En Portugal, el ministro de Economía, Antonio Pires de Lima, informó que cerca de 117.000 vehículos están afectados.

Se estima que en el Reino Unido cerca de un millón de coches serán llamados a revisión, mientras que en Francia un poco menos de un millón de vehículos están afectados.

- Allanamientos en Italia -

En Italia, la policía registró las oficinas de VW en Verona y de su marca de lujo Lamborghini en Bolonia.

La Fiscalía italiana abrió por su lado una investigación por "fraude comercial" contra seis dirigentes del grupo, entre ellos Massimo Nordio, director general de Volkswagen Italia, y Luca De Meo, jefe de marketing y ventas de Audi, precisó la agencia AGI.

La Fiscalía de Verona ordenó los procedimientos policiales tras una denuncia presentada por la Asociación de Consumidores.

"Nuestra hipótesis es la de un fraude comercial a expensas de los consumidores. Pero en caso de que la investigación de la Fiscalía de Verona descubra actividades ilegales, la demanda colectiva se reforzaría", subrayó esa asociación.

Los sinsabores de la jornada provocaron una caída de 3,66% en las acciones de Volkswagen en la Bolsa de Fráncfort, donde el índice DAX de los principales valores cerró en alza de 1,50%,

El nuevo patrón de Volkswagen, Matthias Müller, había dicho la semana pasada que los llamados a revisión comenzarían en enero del 2016 y se prolongarían durante todo el año, un plazo criticado por organizaciones como Greenpeace, que lo consideran demasiado largo.

Sin embargo, el ministro alemán Dobrindt confirmó ese calendario considerando que la solución técnica para los motores de 1,2 y 1,6 litros no estará a punto antes de septiembre de 2016.

Volkswagen se comprometió a aclarar las responsabilidades de la manipulación.

Según el semanario alemán Der Spiegel, el círculo de responsables abarcaría a unas 30 personas, contrariamente a lo afirmado por la dirección de Volkswagen, que había achacado las manipulaciones a "un pequeño grupo de personas".

El fabricante, que ya suspendió a cuatro personas sin revelar su identidad, aseguró que la cifra de 30 implicados no tenía ningún fundamento.

AFP