Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera alemana ondea en un barco en el Canal Weser-Elba con la sede de Volkswagen de fondo, en Wolfsburgo, Alemania, el 7 de marzo de 2016

(afp_tickers)

La casa Volkswagen esperaba resolver el caso de sus coches trucados por la vía amistosa y fue sorprendida cuando las autoridades estadounidenses lo sacaron a la luz, según un documento jurídico del grupo alemán consultado por la AFP.

"El anuncio público del problema del diésel por la EPA [Agencia de Protección del Ambiente de EEUU] tomó por sorpresa a la dirección de Volkswagen", señala la multinacional en ese documento que narra la gestación del escándalo.

El legajo, de 113 páginas, fue compilado por un bufete de abogados contratado por VW y entregado a un tribunal de Brunswick (norte de Alemania) que investiga posibles violaciones de las reglas de comunicación de los mercados financieros.

VW, considerada hasta el estallido del escándalo, en septiembre de 2015, como un ejemplo de la industria alemana, admitió haber trucado 11 millones de vehículos diésel en el mundo, con el fin de burlar las mediciones de sus emisiones contaminantes.

El caso podría costarle miles de millones de dólares en multas y juicios, sobre todo en Estados Unidos y Alemania, por parte de las autoridades de cuestiones ambientales e industriales, así como de propietarios de vehículos y de accionistas del grupo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP