Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Matthias Mueller comparece tras una reunión de la directiva de Volkswagen, este viernes 20 de noviembre en Wolfsburgo, al norte de Alemania

(afp_tickers)

Volkswagen, afectado por el escándalo de los motores diésel trucados, invertirá 1.000 millones de euros menos en 2016 respecto a los años anteriores, anunció este viernes el presidente del fabricante de automóviles alemán, Matthias Müller.

"Para 2016, vamos invertir 12.000 millones de euros máximo. Es alrededor de 1.000 millones menos que el promedio de los años pasados", agregó Müller en una conferencia de prensa, tras una reunión del consejo de vigilancia del grupo.

"Vamos a examinar minuciosamente todas nuestras inversiones y todos nuestros gastos. Todo lo que no sea imperativamente necesario será anulado o retrasado" añadió.

El centro de diseño de Wolfsburg (norte de Alemania) en proyecto "será construido un poco más tarde" mientras que la salida de la próxima generación de la línea de autos Phaeton, en una versión totalmente eléctrica, será también retrasada", explicó Muller, a modo de ejemplo.

Volkswagen confirmó el jueves que había retrasado "de dos a tres años" un importante proyecto inversor en una de sus empresas conjuntas en China.

Y el nuevo patrón, que asumió el cargo tras la dimisión de Martin Winterkorn, ya había anunciado que el coloso iba a reevaluar sus 300 modelos en función de su rentabilidad.

"Lo que no vamos a hacer en absoluto es ahorrar en perjuicio de nuestro futuro", advirtió Muller. Volkswagen destinará 100 millones de euros más de lo previsto a los motores híbridos y eléctricos, precisó.

El grupo alemán está inmerso desde mediados de septiembre en un gran escándalo de motores trucados. Primero reconoció, tras una denuncia en Estados Unidos, que había diseñado un programa para falsear los controles anticontaminación, y que afectaba a 11 millones de vehículos diésel, y luego anunció nuevas "irregularidades", también en los motores de coches de gasolina, que afectarían a 800.000 coches.

AFP