Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto tomada el 7 de enero de 2016 muestra la esquina de Wall y Broad Street frente a la Bolsa de Nueva York.

(afp_tickers)

Wall Street sigue en un verano de récords históricos, pero para ir más alto la semana próxima precisará del siempre incierto apoyo del crudo y buenos datos de la economía mundial.

En las últimas cinco sesiones el índice industrial Dow Jones ganó 0,18% y el Nasdaq, de valores tecnológicos, aumentó 0,23%; algo jamás visto. El índice extendido S&P 500 subió 0,05% en la semana.

El hecho saliente de la semana se dio el jueves cuando los tres batieron simultáneamente sus respectivos récords, algo que no ocurría desde 31 de diciembre de 1999.

Los últimos cinco días fueron decepcionantes en materia de indicadores estadounidenses que resultaron no tan buenos como se esperaba, especialmente el estancamiento de las ventas minoristas, un pilar de la economía estadounidense.

Aún así "la bolsa salió bien...Es alentador", dijo Tom Cahill, de Ventura Wealth Management.

Un indicio del optimismo es que el promedio de los analistas cree que en un año el Dow Jones estará en 20.000 puntos, según un estudio de Howard Silverblatt, firma que escruta al Dow y al S&P 500. Este viernes el Dow quedó en 18.576,47 puntos.

La semana estuvo marcada especialmente por dos factores: el petróleo y el sector de distribución, dijo Michael James, de Wedbush Securities.

Grande cadenas comerciales como Macy's, Kohl's y Nordstrom tuvieron en una jornada aumentos de cerca 10% en sus papeles al anunciar resultados trimestrales que resultaron menos malos de lo esperado.

En cuanto al petróleo, terminó la semana en alza animado por el dólar débil y las perspectivas de que la Opep analice en setiembre al menos el congelamiento de la oferta.

"Debido a su inestabilidad, los precios del petróleo seguirán orientando en gran medida el ánimo general del mercado; incluído el de la Bolsa", advirtió James.

- Siempre mirando la Fed -

A partir del lunes se conocerán resultados de influyentes empresas estadounidenses y también estadísticas sobre inflación y mercado inmobiliario. Pero lo que puede influir más en Wall Street es la situación internacional.

"Es verdad que habrá que concentrarse sobre el resto del mundo por cuanto la Bolsa no podrá avanzar si la situación internacional no mejora", dijo Cahill.

En consecuencia habrá un factor a tener en cuenta en Estados Unidos desde el lunes: las actas de la reunión de política monetaria de julio de la Reserva Federal (Fed) que se publicarán el miércoles.

"Eso puede tener más importancia que lo habitual", según Cahill. "Como no ocurra otra cosa importante, los inversores estarán más atentos que nunca" a lo que diga la Fed, añadió.

Como viene ocurriendo desde diciembre, la Fed se abstuvo en julio de endurecer su política monetaria y mantuvo intactas sus ultrabajas tasas de interés. El acta de esa sesión puede dar alguna señal sobre las intenciones de sus miembros para la próxima reunión de política monetaria que será el mes que viene.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP