Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El pie de la estatua de George Washington el 25 de enero de 2017 frente a la Bolsa de Nueva York

(afp_tickers)

Cuando aún saborea los 20.000 puntos logrados por el Dow Jones, Wall Street deberá digerir la semana próxima, una reunión de política de la Fed, resultados de empresas y nuevos pasos del presidente estadounidense Donald Trump.

En la semana cerrada el viernes, el Dow Jones ganó 1,34% para quedar en 20.093,78 y el Nasdaq, de valores tecnológicos, subió 1,90% a inéditos 5.660,78. El índice S&P 500 avanzó 1,03% a 2.294,69 unidades.

"Tuvimos una buena semana: el Dow Jones finalmente superó los 20.000 puntos y eso es una buena noticia", dijo Tim Cahill, de Ventura Wealth Management.

Los índices se dispararon al alza desde que el 8 de noviembre Trump ganó las elecciones. Sin embargo desde finales de diciembre enlentecieron el paso durante la transición hacia la investidura del nuevo presidente el viernes pasado.

El hito de los 20.000 puntos alcanzado el miércoles por Dow "es importante para los inversores y no para los individuos", dijo Gregori Volokhine, de Meeschaert Financial Services.

"De todas maneras no hay que menospreciar al Dow Jones pues es un índice que miran mucho los particulares. Que haya pasado esa etapa podría animar a mucha gente a entrar en el mercado", dijo.

El S&P 500, un índice considerado más representativo del mercado que el Dow, también tuvo aumentos récord que los analistas atribuyen al retorno de la confianza en Trump desde que entró a la Casa Blanca hace una semana.

Trump multiplicó los anuncios económicos y los inversores parecieron acoger bien su voluntarismo, aún cuando dio muestras de un proteccionismo que nunca ha sido bien visto Wall Street.

"Cometió todos los errores posibles (...) Pero más allá de esos errores, hace pensar a los inversores que no va a demorar en decidir rebajas de impuestos, gastos del gobierno y reforma de las reglamentaciones", dijo Hugh Johnson, de Hugh Johnson Advisors.

Los mercados no se han mostrado muy preocupados por decisiones de Trump como la renegociar el tratado de libre comercio con México y Canadá o de imponer tarifas a los productos mexicanos para así costear un muro cierre el paso de inmigrantes ilegales.

"Una pequeña guerra con México se puede digerir pero no se podrá digerir una gran guerra con China", dijo Volokhine, quien advirtió que Trump ha tenido un discurso ofensivo hacia la segunda mayor economía del mundo.

Indicó que Trump suele ser intempestivo y explosivo en sus declaraciones pero, al mismo tiempo, tiene diálogo con los jefes de las corporaciones y consideró que eso es positivo.

"Debe ser por eso que los mercados no se han inquietado mucho" con Trump, estimó.

Además de lo que haga o deje de hacer el presidente, la semana que viene será rica en resultado de empresas entre ellas Apple, el martes, y Amazon, el jueves. "Eso será importante para que la bolsa siga subiendo o deje de hacerlo", apuntó Cahill.

La macroeconomía también pesará luego de que este viernes, el mercado se decepcionó con el magro crecimiento estadounidense en el último trimestre del año pasado.

El miércoles el comité de política monetaria de la Fed tomará decisiones pero los analistas no creen que vuelva a subir las tasas de interés como lo hizo en diciembre; máxime porque las cifras de empleo, factor clave para las tasas, serán publicadas el viernes.

AFP