AFP internacional

Warren Buffet el 5 de junio de 2012 en Washington

(afp_tickers)

El magnate estadounidense Warren Buffett consideró este sábado que el carbón no tiene mucho futuro, posicionándose en el polo opuesto al presidente Donald Trump, quien quiere relanzar su explotación en Estados Unidos.

"El carbón va a seguir cayendo. No creo que haya dudas al respecto", declaró Buffett durante la tradicional asamblea general de su holding Berkshire Hathaway en Omaha (Nebraska, centro de Estados Unidos).

El multimillonario, muy respetado en el mundo de los negocios, entre otras cosas por sus astutas inversiones, respondía así a la pregunta de un accionista sobre el impacto que tendría el carbón en BNSF, una filial de Berkshire Hathaway dedicada al transporte.

"Si usted es una empresa y está vinculada al carbón, tiene un problema", añadió ante los cientos de personas que acudieron, como cada año, a celebrar sus éxitos.

Los efectivos de la industria del carbón pasaron de unos 862.000 en 1923 a 81.000 en 2016, según estadísticas oficiales. Los trabajadores y los partidarios del carbón, con Donald Trump a la cabeza, atribuyen esta caída al marco regulador actual, más restrictivo en materia de emisiones de CO2.

Por su parte, los defensores del medioambiente lo explican en primer lugar por la mecanización de las tareas, seguido de la competencia de otras energías fósiles menos costosas, como el petróleo o el gas natural.

AFP

 AFP internacional