Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre camina por la plaza Farragut el 25 de enero de 2016 en Washington

(afp_tickers)

La capital estadounidense continuaba bloqueada este lunes, luego de una nevada histórica que paralizó al este del país y principalmente Nueva York, donde el retorno a la normalidad era más rápido.

Las operaciones de limpieza se multiplican desde que el domingo finalizó la tormenta, que provocó al menos 33 muertos, pero una acumulación récord de nieve -67 cm en el Central Park neoyorquino y 56 cm en el aeropuerto internacional de Washington- exigirá todavía varios días de trabajo.

En Washington, menos habituada que Nueva York a los inviernos rigurosos, las escuelas públicas y servicios administrativos permanecían cerrados para facilitar el despeje de las rutas y evitar accidentes.

"Continuamos exhortando a los habitantes, peatones y automovilistas, a no salir a las calles. Aunque las rutas estén transitables, necesitamos despejar los estacionamientos y banquinas" de las rutas, pidió la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, entrevistada por la cadena CNN.

La tormenta "Snowzilla", que alcanzó magnitudes históricas, cubrió de nieve el este del país el viernes y sábado, afectando a unos 85 millones de personas, la cuarta parte de la población del país. Pero el domingo el tiempo mejoró y dio una tregua.

"Esto fue una tormenta verdaderamente histórica y a pesar de que hemos hecho grandes avances todavía no hemos terminado el trabajo", advirtió el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo.

"Los neoyorquinos todavía deben evitar viajes innecesarios. Se ruega tener cuidado, planificar con anticipación y mantenerse seguros", añadió.

Otro tanto hizo el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, ante la prensa: "Exhortamos a todos los neoyorquinos a no viajar en nuestras calles excepto en caso de necesidad, y a ser extremadamente cautelosos al conducir".

Al menos 33 personas fallecieron por la tormenta, según responsables locales.

Las muertes se registraron en los estados de Arkansas, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Delaware, Districto de Columbia, Kentucky, Maryland, Ohio, Pensilvania, Nueva Jersey, Nueva York, Tennessee y Virginia.

- Accidentes -

En Passaic, Nueva Jersey, una mujer de 23 años y su hijo de un año, murieron intoxicados por monóxido de carbono, mientras que su hija de tres años fue hospitalizada en situación crítica. El accidente se produjo mientras el esposo y padre de la familia despejaba la nieve alrededor del automóvil. La madre, quien se encontraba en el interior del vehículo junto a sus hijos, encendió el auto que tenía el caño de escape tapado por la nieve.

Muchos de los decesos se debieron a accidentes en carreteras pero también a paros cardíacos ocurridos durante los intentos de retirar la nieve.

Más de 11.000 vuelos fueron cancelados durante los tres días de tormenta en los diferentes aeropuertos de la zona afectada, según el sitio web especializado FlightAware.

En los aeropuertos de Washington Dulles (internacional) y Reagan se reanudaron las operaciones de vuelo de manera limitada, un día después de que en Nueva York se comenzara a hacer lo mismo.

El metro de Washington, el segundo del país con 700.000 pasajeros diarios en tiempo normal, se recuperaba lentamente el lunes, solamente con la mitad de sus seis líneas y sólo en sus tramos subterráneos, con una inusual frecuencia de 20 a 25 minutos.

Los autobuses también funcionarían parcialmente, desde el mediodía hasta las 17H00 locales.

Los medios apodaron "Snowzilla" a la tormenta, mezcla de "snow", nieve en inglés, y el nombre del monstruo de cine "Godzilla".

- Cámara de Representantes cerrada -

En Broadway se retomaron los espectáculos cancelados el sábado y los museos de Nueva York volvieron a abrir sus puertas el domingo.

Las autoridades levantaron por la mañana la prohibición de usar vehículos y las escuelas abrieron el lunes, mientras que en Nueva Jersey los transportes públicos, que habían sido suspendidos, volvieron a funcionar progresivamente.

Así, miles de personas acudieron a los parques, para andar en trineo, organizar guerras de bolas de nieve y utilizar esquíes, mientras los niños se deleitaban de las maravillas del soleado día invernal.

Jessica Edwards, una directora de cine de Canadá, se unió a la diversión impulsando a su hija Hazel de cuatro años en trineo en un parque local: "Oh, Dios mío, ella está tan emocionada, salimos de la casa esta mañana y trajimos muchas cosas para hacer un muñeco de nieve", dijo a la AFP.

Otro tanto ocurrió en Washington, una urbe menos acostumbrada a estas inclemencias que Nueva York.

A pesar de la mejora del tiempo, la situación de miles de pasajeros que se encontraron varados en los aeropuertos de la región tardará en mejorar.

La Cámara de Representantes optó también por permanecer fuera de sesiones debido a los efectos de la tormenta y problemas relacionados con viajes, al menos hasta el 1 de febrero.

La alcaldesa Bowser dijo a la prensa que no habrá recolección de basura en Washington lunes y martes, e instó a la gente a no viajar en vehículos otras 24 horas porque habrá "carreteras sucias y peligrosas".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP