Navigation

Yad Vashem, el Museo del Holocausto en Jerusalén

Visitantes observan el muro que recoge los nombres y rostros de las víctimas del Holocausto, en el museo de Yad Vashem, el 20 de enero de 2020 en Jerusalén afp_tickers
Este contenido fue publicado el 22 enero 2020 - 12:45
(AFP)

Yad Vashem, el memorial del Holocausto en Jerusalén, se apresta a recibir el jueves a unos 40 líderes de todo el mundo para conmemorar el 75 aniversario de la liberación del campo nazi de Auschwitz, donde más de un millón de judíos fueron asesinados.

El memorial, creado en 1953, es una institución estatal cuyo objetivo principal es perpetuar el recuerdo del genocidio del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial, en la que murieron seis millones de personas, principalmente en Europa.

En el corazón del complejo de 20 hectáreas instalado en un bosque, el museo acoge a cerca de un millón de visitantes anuales, según Iris Rosenberg, su portavoz.

"Yad Vashem es el mayor memorial del Holocausto del mundo", explica a la AFP. Además de los turistas, "investigadores e historiadores vienen a aprender sobre este genocidio y la escuela internacional de enseñanza del holocausto recibe a centenares de profesores y alumnos de todo el mundo", agregó.

Reconstitución de una parte del gueto de Varsovia, maqueta del campo de Auschwitz, fotografías de sobrevivientes tomadas por los soldados aliados durante la liberación de los campos de concentración: en el museo, gratuito, los visitantes siguen un recorrido que describe con imágenes, películas y objetos de época la historia del holocausto, desde el ascenso del nazismo en Alemania en los años 1930 hasta la liberación de los campos en 1945.

La visita concluye con una salida a una gran explanada con vistas a Jerusalén, que ofrece un sentimiento de libertad tras la visita, que puede resultar agotadora.

- Trabajo de investigación -

Desde 1963, Yad Vashem se ha propuesto dar testimonio del reconocimiento del Estado de Israel a los que han salvado a los judíos de las garras de los nazis, poniendo en peligro sus propias vidas.

Estos héroes recibien el título de "Justo entre las naciones" y sus nombres, más de 40.000 en 2019, están inscritos en muros de piedra en el bosque adyacente al memorial, rodeados de árboles plantados en su recuerdo.

La otra misión de Yad Vashem es la búsqueda de nombres de todas las víctimas del Holocausto.

En la Sala de los Nombres están expuestos, bajo una gran cúpula, carpetas que contienen las identidades de los millones de víctimas del genocidio.

En el parque, las velas están alineadas en una cueva subterránea en homenaje a los niños judíos asessinados.

Más de un millón de víctimas permanecen sin conocerse y Yad Vashem continúa su búsqueda en los archivos disponibles para completar su base de datos.

La institución publicó cientos de testimonios de rescatados y también de libros sobre las diferentes comunicadades judías alcanzadas por el genocidio.

La biblioteca del monumento alberga cerca de 120.000 títulos en 54 idiomas, según su sitio web.

Yad Vashem es un paso casi ineludible para los dirigentes extranjeros de visita en Jerusalén.

Pero para Rosenberg, la ceremonia que marcará el jueves el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz es un "acontecimiento inédito, que viene a afirmar nuestro mensaje al mundo: el antisemitismo no es sólo el problema de los judíos sino de la sociedad y cuando los judíos están en peligro, las sociedades están en peligro".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.