Agricultura suiza más competitiva y ecológica

Los agricultores suizos han adoptado modos de cultivo más ecológicos y utilizan menos sustancias nocivas que hace diez años. Keystone

En 1999 entró en vigor la nueva ley agraria. El informe anual de la Oficina Federal de Agricultura (OFAG), hecho público este martes, revela que se han logrado los efectos deseados: incrementar la competitividad y la producción ecológica.

Este contenido fue publicado el 21 noviembre 2000 - 15:35

El sector agrícola se ha esforzado por incrementar la competitividad como estipula la nueva ley en vigor desde 1999. El año pasado, los precios a la producción bajaron un 23 por ciento en promedio con respecto al periodo 1990/92.

Así lo reveló el director de la Oficina Federal de Agricultura (OFAG), Manfred Bötsch, al presentar en rueda de prensa, en Berna, el primer informe Política Agraria 2000.

Antes de la reforma agraria, el precio de la leche era de 1,07 francos por kilo; el de los cereales panificables de 104 francos por quintal (= 100 kg). El año pasado, la leche se pagaba a 80 centavos/kilo y los cereales panificables a 74 francos/quintal. Se acortan así las distancias que separan a Suiza del resto de Europa.

Los precios al consumo, por el contrario, subieron en promedio un 4 por ciento en ese mismo periodo. El descenso de los precios a la producción no ha repercutido en la cadena de distribución y de ventas, como dedujo el responsable de la OFAG.

Paralelamente, se observa que prosigue el cambio estructural en el mundo agrario, vinculado a menudo al cambio generacional. Un 4,7 por ciento de la población suiza trabaja hoy en las 73.000 explotaciones agrícolas del país que tienen una superficie media de 14,6 hectáreas.

Cada año desaparece cerca del 2,5 por ciento de las explotaciones, lo que corresponde a unas doce por día, según la Oficina Federal de Estadística. Las más amenazadas son las de menor tamaño y las que sobreviven se convierten en "unidades más competitivas", según la OFAG.

La renta de los agricultores se ha mantenido estable en el transcurso de los últimos años, afirmó Bötsch. Pero las cifras de la OFAG, basadas en un nuevo método de cálculo, están en contradicción con las promocionadas por los mismos agricultores que dicen haber sufrido pérdidas de un 30 por ciento.

La renta total por explotación se elevó a 72.400 francos en 1999 (frente a 71.500 en 1996), según el informe hecho público este martes. Una quinta parte de esa suma (más de una tercera parte en el caso de los agricultores de montaña) corresponde a los pagos directos que reciben los agricultores del Estado.

Finalmente, el informe de la OFAG destaca los efectos positivos de la nueva política agraria sobre el medio ambiente. Los agricultores han adoptado modos de cultivo más ecológicos con la ayuda de los pagos directos que reciben. También ha disminuido la utilización de sustancias nocivas.

El 95 por ciento de ellos aplica, además, métodos de producción integrada (1993: 18 por ciento). Asimismo ha crecido el número de explotaciones biológicas: de 1.228 en 1993 a 4.744 el año pasado.

La Confederación destina unos 4.000 millones de francos anuales a la Agricultura.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo