Navigation

Ahogados por el peso de las deudas

El coche es una de las principales razones de endeudamiento. Keystone

Los suizos están cada vez más endeudados debido a la crisis económica y el desempleo.

Este contenido fue publicado el 07 agosto 2003 - 15:55

Muchos acuden a uno de los centros de asesoramiento, que no dan abasto ante la creciente demanda.

La desaceleración económica y el aumento del desempleo son dos factores determinantes en el creciente nivel de endeudamiento de las personas físicas.

Desde hace unos años, hay lista de espera en los centros de asesoramiento que están al servicio de quienes quieren detener la espiral infernal que a veces representan las deudas

Ya lo dice el refrán. Quien paga sus deudas se enriquece. Pero contrariamente a la creencia popular, mucha gente no resiste a la tentación: compra el coche a plazos y la ropa por catálogo, contraen pequeños créditos y aplazan el pago de sus impuestos.

Motivación y paciencia

Sólo cuando el peso de las deudas se vuelve insoportable y se ven amenazados por una retención del sueldo, acuden a un centro de asesoramiento. Pero a veces esto ocurre en un momento en el que las deudas acumuladas se elevan a varias decenas de miles de francos.

Salir de este círculo vicioso requiere fuerza de voluntad y motivación para cambiar radicalmente de vida, así como también una buena dosis de paciencia.

Paciencia porque sanear las finanzas domésticas es un propósito que requiere varios años, pero también porque los centros de asesoramiento no dan abasto ante la creciente demanda, y las listas de espera son largas.

“Muchos de esos centros ya no disponen de tiempo para atender debidamente a los clientes”, señala Jürg Gschwend, presidente de la asociación que reagrupa los servicios de saneamiento de deudas.

Fuerte crecimiento de las solicitudes

Desde hace tres años, el número de personas que recurren a esos centros aumenta constantemente. En el primer trimestre del 2003, el centro de Lausana sostuvo 220 entrevistas, frente a 350 en los quince meses precedentes.

“Hoy, la gente se endeuda con mayor facilidad. Se debe al individualismo (en nuestra sociedad) y al hecho de que la gente se define con respecto a los demás en función de lo que posee”, explica Jürg Gschwend.

El 10% de los hogares suizos tiene un problema de endeudamiento, pero sólo una minoría se ve obligada a acudir a un centro de asesoramiento.

Las disparidades regionales son mínimas. Es verdad que en las ciudades hay más oportunidades para gastar el dinero, pero también en las zonas rurales es más difícil prescindir de un coche.

Respetar las necesidades individuales

Los centros de asesoramiento no pueden brindar apoyo a todo el mundo. Además de la determinación de querer cambiar de vida, las personas endeudadas tienen que disponer de ingresos económicos regulares.

La primera etapa consiste en elaborar un plan de gastos en función de los ingresos y la capacidad de ahorro de cada uno.

“Pero los planes deben ser realistas. Una madre que tiene un hijo en Bosnia tendrá una factura de teléfono más elevada; es inevitable. Y es absurdo prohibirle las llamadas”, afirma Mario Roncoroni, jefe del servicio de saneamiento de deudas del cantón de Berna.

Lo más importante “es permitir a ese tipo de personas a planificar sus gastos”, sostiene Jürg Gschwend.

swissinfo y agencias

Datos clave

La adición al juego también genera deudas.

Según un estudio, cerca del 0,8% de la población suiza la padece.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.