Navigation

Skiplink navigation

Ahorro energético, cuestión de actitud

También en el sector de la iluminación hay potencial de ahorro. Keystone

Los suizos disfrutan de un nivel de vida en constante mejoría, pero al precio de un también cada vez mayor consumo de energía. ¿Un dilema?

Este contenido fue publicado el 06 agosto 2007 - 17:08

Existe una solución que no exigiría demasiados sacrificios, considera el experto Michael Kaufmman al sugerir mayor eficacia energética con medidas simples.

Este es un desafío ambicioso: mantener el nivel de vida arriba del promedio, como lo conocen los suizos, pero reduciendo el consumo de electricidad.

En la primera fila de ese combate se encuentra Michael Kaufmann, vicedirector de la Oficina Federal de la Energía y responsable de SuisseEnergie, un programa que busca favorecer la eficacia energética y las energías renovables.

"La eficacia energética significa el mismo rendimiento y brindar todas las prestaciones posibles utilizando la menor energía posible", explica. Concretamente: "Disponemos actualmente de tecnologías que permiten obtener los mismos rendimientos de una máquina, de un vehículo o de un aparato eléctrico, con menos energía".

Una utilización eficaz de la energía producida resulta urgente, si se piensa especialmente en el problema del recalentamiento climático, ya que cada año se consume más y más energía.

En 2005, Suiza registró 890.000 terajulios (TJ), una definición algo abstracta, pues aúna varias fuentes energéticas. Por persona significa cerca de 42.000 kilovatios-hora (kWh) por persona, 1,3% más que el año precedente.

Edificios, vehículos, aparatos

De acuerdo a Michael Kauffmann, en el terreno de la construcción se ofrece el mayor potencial de ahorro. Con casas Minergie o de 'energía pasiva' se puede economizar entre el 50 y el 80% de la electricidad necesaria actualmente en las casas convencionales.

Pero en los sectores automotriz y de aparatos eléctricos también. Cada uno puede hacer algo en contra del desperdicio energético, considera el experto. Y esto aún incluso aunque ya ciertos aparatos están dotados de la etiqueta de energía A, A+ y A++, que resultan más caros que los otros...

"Si se calcula la duración de vida de un aparato, los sobrecostos son rápidamente compensados en su utilización a largo plazo: usando menos electricidad se ahorran costos energéticos", subraya.

En lo que se refiere al consumo de electricidad, se puede reducir alrededor de un tercio con simplemente usar aparatos o técnicas más avanzadas. Es lo que ha calculado la Agencia Suiza para la Eficacia Energética haciendo un análisis de los valores de la utilización energética en el año 2005.

Algunos consejos

Para reducir el consumo de energía, no basta con comprar aparatos muy eficaces; sino que también, por ejemplo, se puede instalar un interruptor exterior que impida a muchos de los aparatos activar el modo de espera (standby).

En esa posición, los artefactos eléctricos llegan a consumir alrededor de dos tercios de la energía que efectivamente ocupan durante su uso activo. Justo sobre ese punto SuisseEnergie quiere realizar una campaña de sensibilización.

"Nadie apaga espontáneamente un aparato a pesar de que los costos de la energía son altos", dice Kauffmann. Por ello es necesario encontrar la fórmula técnica para evitar que los aparatos permanezcan en "standby". Por ejemplo, una clavija múltiple permite desconectar toda una batería de aparatos con un único y simple interruptor.

El sector económico, concernido

Pese a los esfuerzos, Suiza no es campeona en el ahorro de energía. Para obtener ese puesto, Kaufmann estima que la colaboración del sector económico es indispensable. Especialmente ve grandes posibilidades de mejoría en el sector de la producción.

Otra medida benéfica sería el proyecto de la imposición sobre las emisiones de CO2, aceptada ya por el parlamento. También existen varios programas que buscan disminuir las emisiones de bióxido de carbono en la industria (alrededor de 10 millones de toneladas anuales). "Actualmente constatamos que la economía se dirige hacia la misma dirección y se esfuerza realmente en reducir el consumo energético."

Sin sacrificios

Ahorrar, sí, pero Michael Kaufmann no quiere oír hablar de sacrificios. Él considera que es posible mantener el nivel de vida actual de Suiza. A su juicio, se trata de una cuestión de actitud: "Yo no quiero predicar la renuncia, sino más bien una actitud inteligente, razonable."

En comparación a otros países, Suiza no es una mala alumna en el consumo de energía, pero –opina Kaufmann-, el modo de vida y el poder adquisitivo elevados posan el mayor problema. "Una gran parte del esfuerzo para la eficacia energética se destruye porque el consumo aumenta."

swissinfo, Christian Raaflaub y Gaby Ochsenbein
(Traducido por Patricia Islas)

Contexto

La Comisión Europea aprobó en otoño del año pasado un programa de eficacia energética con más de 70 programas de acción.

El gobierno suizo establece la prioridad de la eficiencia energética en el marco de una nueva estrategia.

En ese marco, el parlamento ha establecido objetivos claros para optimizar el consumo de energía.

A finales de este año, la Oficina Federal de la Energía presentará su programa de eficiencia energética. EnergieSuisse tiene a partir de 2008 un presupuesto anual de 16 millones de francos para impulsar las medidas para el ahorro eléctrico.

End of insertion

Datos clave

Energía utilizada en Suiza en 2005 (comparación con 2004 entre paréntesis)

Productos petroleros: 11,8 millones de toneladas, es decir 502.890 TJ, 56,5% del consumo total. (+0,5%)

Electricidad: 57.330 gigavatios-hora (GWh), es decir, 206.390 TJ 23,2% del total. (+2,1%)

Gas: 30.228 GWh, es decir, 108.820 TJ, 12,2% del total. (+2,7)

Leña: 2,845 millones de metros cúbicos, es decir, 30.450 TJ, 3,4% del total. (+2,9%)

Sistema de calefacción a distancia: 4.447 GWh, 16.010 TJ, 1,8% del total.(+4,5%)

Basura industrial: 12.050 TJ, 1,4% del total (+1%)

Otras fuentes renovables de energía: 2.292 GWh, 0,9% del total (+7,7%)

Carbón: 210.000 toneladas, es decir, 5.580 TJ, 0,6% del total (-1,2%)

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo