Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Alberto Giacometti y su terruño

El pueblo de Stampa, en el Valle Bregaglia, a donde Alberto Giacometti solía volver en el mes de noviembre.

(Keystone)

El Valle Bregaglia y el pueblo de Stampa fueron puntos de referencia durante toda la vida del artista suizo. "Volvía en noviembre, cuando el sol no está en el fondo del valle", recuerdan sus vecinos de Stampa. Quizá para buscar las sombras más que la luz de las montañas y también para reencontrar aquel microcosmos humano que lo había formado en la infancia.

A menudo la memoria confunde las cosas leídas o sentidas, pero en el valle los recuerdos están aún vivos. En las evocaciones las historias, presuntas o ciertas, se mezclan en el recuerdo de los paisanos de Alberto Giacometti. Todos conocen la figura del gran artista, todos se refieren a su modestia y generosidad. Además, en Stampa muchos llevan el apellido de la familia del artista, aunque sólo los más viejos conocieron personalmente a Alberto Giacometti.

La madre

El vínculo de Alberto con su valle natal pasaba por su madre Annetta. "Diariamente la madre recibía una carta de Alberto o de Diego. En los años sesenta, puntualmente, a la una de la tarde, sonaba el teléfono", recuerda Laura Semadeni-Dolfi, vecina de la casa. Eran los hijos que hablaban desde París, preocupados por la madre, viuda desde 1933.

Regularmente los dos hermanos dejaban el taller de París para regresar al valle, pero nunca al mismo tiempo. "Decían que uno de ellos debía quedarse en el taller para cuidar del trabajo y evitar que se secaran las obras iniciadas", explican los vecinos.

"Alberto llegaba en noviembre, cuando las jornadas eran cortas", dice Sina Dolfi-Giacometti, vecina muy allegada a la familia. "Buscaba más las sombras que la luz de nuestro valle", acota la hija Laura. En realidad, en aquella época del año el sol, apantallado por las altas montañas, no llega a los pueblitos del fondo del valle.

No lograba partir

Alberto se quedaba por lo menos un mes y a veces más. "No lograba partir. Me voy, me voy, nos decía en francés, pero luego postergaba igualmente la partida", recuerda la vecina. "Le gustaba estar aquí, cerca de la madre, aunque no fuera a la montaña. No era un turista. Era uno de nosotros". Prácticamente se quedaba durante toda la temporada en el pueblo, dibujando en el taller o disfrutando del restaurante al otro lado de la carretera.

Para la gente del lugar Alberto era simplemente otro habitante de Bregaglia que vivía fuera y que volvía cada año a casa. Desde luego, era un artista con una actividad extraordinaria. "La rama de los Giacometti nunca cultivó el campo como los otros. Pero ninguno hacía esas distinciones sociales", recuerda Laura que, antes de casarse, vivía frente a la casa de la tía Annetta, como se llamaba en el pueblo a la madre de Alberto".

Así son los artistas

"No creo que su pintura interesara a los habitantes del pueblo. De todos modos, él nunca hablaba de eso y no buscaba ser el centro de la atención", precisa Sina Dolfi-Giacometti. Pocos se interesaban directamente en su trabajo. "Un maestro y un empleado del banco lo visitaron en París, pero los otros no. Nadie sabía exactamente lo que hacía, aunque ocasionalmente y de modo espontáneo, regalaba algunos dibujos". Sólo cuando su fama se consolidó, la gente comenzó a interesarse.

"Oí en la radio que había recibido un premio importante, agrega Sina Dolfi-Giacometti. Fui entonces a felicitarlo, pero él no le daba importancia al asunto y sonreía. Era así. Así son los artistas", concluye la casi nonagenaria vecina del pueblo de Stampa.

Daniele Papacella, Stampa


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×