Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias, apoyadas por Estados Unidos, en la localidad de Hazima, a las afueras de Raqa, bastión yihadista del grupo Estado Islámico (EI), el 6 de junio de 2017

(afp_tickers)

Una alianza kurdoárabe apoyada por Estados Unidos anunció este domingo la conquista de un segundo barrio de Raqa, el bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el norte de Siria.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que lanzaron la semana pasada su asalto contra los combatientes yihadistas en la ciudad, dijeron haber liberado el barrio de Al Romaniya, en el frente occidental de Raqa, tras "dos días de combates continuos".

El miércoles, las FDS se apoderaron del barrio de Al Meshleb, en el este de la ciudad.

Los accesos occidentales de la ciudad estaban llenos de motocicletas destrozadas y proyectiles de mortero sin estallar disparados por el grupo EI, informó un corresponsal de la AFP en el lugar.

Dentro de la ciudad, los comandantes de las FDS tomaron posiciones en las azoteas de las viviendas de una planta, ya vacías de civiles.

"Dáesh está disparando contra cualquiera que asome la cabeza", declaró un combatiente de las FDS, utilizando el acrónimo en árabe del EI.

Un bombardeo había destrozado parcialmente la cúpula de una mezquita de barrio mientras que la bandera negra del EI colgaba de un tejado.

- Resistencia en el frente norte -

Las FDS se encontraron con una mayor resistencia en el frente norte de la batalla, donde este domingo intentaban tomar una base militar, la División 17, y una fábrica de azúcar en la que estaban atrincherados combatientes del EI.

En su intento por expulsar a los yihadistas de la base, las FDS contaron con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

"Se oyeron explosiones durante toda la noche debido al intercambio de disparos entre los dos bandos", indicó esa oenegé.

El cuartel de la División 17, una base del ejército de Bashar al Asad, cayó en manos del EI en 2014, cuando el grupo yihadista conquistó amplias zonas de la provincia de Raqa.

- Temor por los civiles -

Las FDS, una alianza formada en 2015, pasó siete meses estrechando el cerco en torno a la ciudad de Raqa, antes de adentrarse en ella la semana pasada.

Después de tomar Al Meshleb el miércoles, las tropas kurdoárabes usaron este distrito como punto de partida de nuevas operaciones, según el OSDH.

Al Meshleb es una de las mayores zonas residenciales del este de Raqa, mientras que algunos barrios contiguos se componen sobre todo de mercados y pequeñas tiendas.

La ONU calcula que quedan unas 160.000 personas en Raqa, frente a las 300.000 que vivían ahí antes del inicio de la guerra siria en 2011.

No tienen electricidad y padecen cortes de agua, según el colectivo conocido como "Raqa is Being Slaughtered Silently" (Raqa está siendo masacrada en silencio).

"La mayor parte de las panaderías están cerradas a causa de la falta de harina", escribió el grupo el domingo en Twitter.

Miles de habitantes huyeron de esa localidad en los últimos meses, al tiempo que aumentaban las noticias sobre pérdidas civiles.

Según el OSDH, 58 habitantes perdieron la vida en Raqa desde el inicio de la ofensiva para reconquistar esa ciudad, el 6 de junio, y los bombardeos de la coalición mataron a por lo menos 24 civiles sólo en la jornada del sábado.

La coalición liderada por Washington, en la que participan 68 Estados, comenzó a bombardear las posiciones del EI en Irak en agosto de 2014, antes de extender sus operaciones a la vecina Siria.

Además de Raqa, la coalición lleva a cabo ataques aéreos en la ciudad de Mayadin, en el este de Siria, que también está en manos del EI, según el OSDH.

"Varios jefes de menor importancia del EI huyeron hacia Mayadin cuando comenzó la ofensiva contra Raqa hace unos meses", indicó el director de esa oenegé, Rami Abdel Rahman.

La batalla de Raqa es uno de los principales frentes de la guerra de Siria, un conflicto con multitud de actores, que causó más de 320.000 muertos desde su comienzo.

AFP