Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Alta tecnología suiza para desminado en Sudán

El Digger-2 ha sido fabricado en el cantón de Berna. (Foto: digger.ch)

Parece un carro blindado, pero no es un vehículo bélico. El Digger-2, de fabricación suiza, limpiará de minas una carretera de 1.200 kilómetros en Sudán.

Gracias a esta alta tecnología helvética, la ayuda humanitaria podrá llegar a una población que padece penurias tras 21 años de guerra civil.

Poca gente sabe el peligro que implica la desactivación de las minas. Es una labor en la que los expertos en desminado arriesgan sus vidas y en condiciones ideales no logran detonar más de 50 metros cuadrados por día.

Las minas se desactivan principalmente a mano. Los medios mecánicos y a menudo militares que se utilizan son costosos y nada apropiados para el desminado después de un conflicto.

Digger: una alternativa

La fundación Digger DTR, con sede en Tavannes, en el cantón de Berna, lleva siete años trabajando en el desarrollo de tecnologías de desminado que sean menos costosas y más eficaces.

En el año 2002 nació el Digger-1, instrumento blindado que funciona por control remoto. Está provisto de un sistema de fresado que elimina la vegetación y prepara el terreno para el desminado. El vehículo es resistente a las explosiones de las minas que se producen durante el proceso de desactivación.

Dos veces más rápido, menos accidentes

El modelo prototipo fue puesto a prueba con éxito en Kosovo. Los campos de minas se hubieran podido limpiar en la mitad de tiempo con el Digger-1, explica a swissinfo el mecánico de máquinas agrícolas, Thomas Augsburger, de la fundación Digger DTR. Asimismo se han podido evitar un 80% de accidentes.

La desventaja de los medios tradicionales es que la mitad del tiempo que requiere el proceso de desminado se va en la preparación del terreno. Se calcula que en la antigua Yugoslavia 8 de cada 10 accidentes se produjeron mientras se realizaba esta labor.

Digger-2 más eficaz

El Digger-2 que se fabrica en el Jura Bernés permite detonar directamente las minas, gracias a un cilindro provisto de cadenas y montado en la parte delantera del vehículo sobre orugas, que realiza unas 1.000 rotaciones por minuto y remueve la tierra hasta unos 20 centímetros de profundidad.

El vehículo pesa 6,5 toneladas y es resistente a las explosiones de las minas antipersonal. Únicamente las minas antitanque pueden ocasionarle daños, pero que se pueden reparar de inmediato gracias a la construcción especial del aparato.

Misión en Sudán

A finales de enero, Thomas Augsburger y Frank Oberli, miembros de la fundación Digger DTR viajaron a Mombasa, ciudad portuaria de Kenia, donde esperaron la llegada del vehículo que habían embarcado en Navidad. Un camión militar se ocupó de transportarlo luego hasta el sur de Sudán, cruzando el territorio de Kenia.

Junto con la Fundación Suiza para el Desminado (FSD), Augsburger y Oberli se encargarán de limpiar de minas una pista de 1.200 kilómetros que une Kenia con el sur de Sudán. Una vez restablecida la seguridad de esta conexión vial, podrán iniciarse las acciones humanitarias destinadas a una población agotada por las penurias tras 21 años de guerra civil.

Los dos suizos permanecerán allí unos seis meses y formarán a personal local en el manejo del Digger-2 para que pueda proseguir el trabajo de desminado, en colaboración con miembros de la FSD.

Colaboradores del FSD muertos

El pasado mes de noviembre dos colaboradores del FSD murieron a manos de los rebeldes del Ejército de Resistencia del Señor en Uganda. Tras este incidente, la FSD suspendió durante un breve periodo las operaciones en el sur de Sudán. "Tengo una sensación extraña en el estómago", confiesa Thomas Augsburger antes de emprender su misión. "Pero todo va a salir bien".

En ello confía también Nathan Kunz, de la fundación Digger DTR, que se reunirá más adelante con sus colegas en Sudán y entregará el aparato a expertos sudaneses y representantes del FSD.

"Trabajamos bajo las mismas condiciones de seguridad que en las operaciones de la ONU. La FSD dispone de normas de seguridad estrictas", señala Kunz a swissinfo. Si volvieran a producirse enfrentamientos violentos, los trabajos se reducirían al mínimo.

"Además, trabajamos al norte de Juba, una zona menos peligrosa que la meridional, y contamos con la protección del Ejército Popular de Liberación de Sudán (sur del país) que hoy está integrado en el ejército oficial". Esta circunstancia nos permitirá "medir" los riesgos, apunta Kunz.

Digger-2 suscita gran interés

Si los resultados de la misión en Sudán son positivos, la fundación de Tavannes procederá a fabricar los Digger-2 en serie. Serán unas 10 unidades por año, calcula Kunz.

"Los clientes interesados son organizaciones humanitarias activas en operaciones de desminado, como por ejemplo la FSD. Pero también hay gobiernos, incluso algunos ejércitos involucrados en labores humanitarias, que están interesados en nuestra máquina".

swissinfo, Jean-Michel Berthoud
(Traducción del alemán: Belén Couceiro)

Datos clave

Cada día las minas mutilan o matan a individuos en más de 60 países, y cada media hora uno de esos artefactos mortales hace explosión en algún lugar del mundo.

Más de 20.000 personas mueren cada año víctimas de la explosión de una mina o sus consecuencias.

Desde 1998 la fundación benéfica Digger DTR está volcada en la investigación y el desarrollo de tecnologías de desminado accesibles. Cerca de 30 colaboradores han desarrollado y fabricado el nuevo vehículo en la localidad bernesa de Tavannes.

La ciudad de Ginebra, el ejército suizo y la agencia de cooperación suiza financian las operaciones de desminado con Digger.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×