Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Analizan en Argentina retos de alimentación mundial

En la provincia de Buenos Aires, Argentina, campo de producción de soya transgénica.

La `sojización' ya está instalada en Sudamérica, y Argentina, Brasil, Paraguay y Bolivia son los principales productores del 'grano milagroso' contribuyendo con alrededor del 60% de la cosecha mundial.

Suiza acaba de donar 300.000 euros a la 'Global Roundtable on Responsible Soy (RTRS)', que trabaja para lograr un cultivo responsable y sustentable que no amenace la biodiversidad.

En un contexto caliente, en medio de la mayor crisis del campo que atravesó la Argentina desde hace décadas donde la soja se debate entre 'grano milagroso' o 'semilla maldita', y mientras el mundo habla de la guerra de los alimentos, se realizó en Buenos Aires la '3a. Conferencia Mundial de Soja Responsable' bajo el lema "Alimento, Alimentación y Combustible para un futuro mundo".

Suiza: "Incluir a los más débiles de la cadena"

La 'Asociación Internacional de Soja Responsable' (RTRS, en inglés) es una organización sin fines de lucro que agrupa a 79 organizaciones de 13 países cuyo objetivo es facilitar el diálogo global sobre la producción, comercialización y el uso de la soja de manera económicamente viable, socialmente equitativa y ambientalmente amigable.

Desde su conformación en 2005, Suiza es, a través de la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO), donante principal de la RTRS y entre sus principales intereses está el incluir en el diálogo a los productores pequeños, incentivar y apoyar la investigación y asegurar la transparencia.

Daniel Birchmeier, de la cooperación comercial de SECO para los países en desarrollo, conversó con swissinfo sobre la importancia que la Confederación otorga a esta Mesa Redonda y los objetivos que se persiguen:

"Suiza apoya esta organización desde su fase inicial porque es conciente de lo difícil que es conseguir el dinero para empezar a trabajar, ya que quienes tienen los recursos son los grandes empresarios del sector privado y no sería bueno que ellos paguen el salario del 'facilitador', por ejemplo, porque el proceso debe ser lo más neutral posible."

"Aunque nos interesa mucho, no intervenimos en la definición de los criterios indicadores, ya que se trata de la definición y aplicación de criterios de un estandard privado", explicó Birchmeier y agregó:

"Nosotros financiamos esta iniciativa para que pueda seguir funcionando, pero nuestra meta es que dentro de tres años sea autofinanciada por los miembros que conforman la Mesa. Y el objetivo más amplio es que sean aplicados y materializados los criterios de sostenibilidad."

¿'Grano milagroso' o 'semilla maldita'?

Desde la RTRS explicaron que la soja, el aceite de soja y la comida a base de soja son productos muy demandados mundialmente debido al cambio en los patrones alimenticios y al incremento del consumo en distintas partes del mundo que se extiende desde Europa hasta el Sudeste Asiático.

Saben que mientras su producción es una de las mayores fuentes de ingreso de divisas y promueve el desarrollo y empleo de miles de personas en los países productores, el cultivo extensivo y la expansión de las fronteras agrícolas también producen altos costos sociales y ecológicos como la deforestación, la contaminación del agua y la erosión del suelo, al tiempo que puede llegar a generar conflictos sociales con comunidades locales.

Para Birchmeier, a la hora de definir los criterios e indicadores que regirán para el cultivo de la soja responsable es muy importante considerar la inclusión, la transparencia y el diálogo a fin de alcanzar mayor calidad y sustentabilidad, que es lo que la demanda europea está exigiendo cada vez más:

"Trabajamos mucho para hacer más sostenible la producción y el comercio de productos agrícolas y nos manejamos con estándares, porque pensamos que hay una demanda creciente y sabemos que para llegar a los mercados en los países industrializados hay que cumplir no solamente con calidad, sino también con aspectos ecológicos y sociales."

"Nosotros pensamos que ese concepto puede ser un camino hacia el éxito", sentenció el funcionario helvético y detalló que el gobierno suizo donó 300.000 euros que se asignarán a lo largo de tres años.

La mirada del "Rey de la soja"

Durante el evento, swissinfo pudo tener una entrevista exclusiva con el argentino Gustavo Grobocopatel, CEO del 'Grupo Los Grobo', conocido como el 'Rey de la soja' y máximo referente del sector agropecuario del país.

"El problema no es la soja, sino los empresarios y los consumidores que no hemos descubierto aún una salida para producirla con beneficios para todos", sostuvo el empresario y destacó:

"El desarrollo de la soja es bueno siempre y cuando se acompañe de desarrollo para las comunidades y la promoción de la radicación de las personas en el interior"

Grobocopatel dijo que desde su compañía fomenta estrategias para derramar la riqueza originada por la oleaginosa, y aseguró que alrededor del 40% de sus proveedores son locales y que tienen fondos de inversión para que los empleados y los jubilados puedan participar del 'boom del agro'.

"Existe una demanda creciente de alimentos y está vinculado con el aumento del consumo. El gran desafío que tenemos es cómo abastecer esa demanda y cómo generar los incentivos y las políticas para alcanzar esa meta."

"Argentina es el primer exportador de soja para el mundo, y soja es proteína. Es decir, somos el principal abastecedor de proteínas del mundo. Por este motivo, ocupar este lugar no es una suerte sino una gran responsabilidad", concluyó Grobocopatel.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

La Soja en Argentina

El término 'sojización' se usa en Argentina para describir el avance de la superficie sembrada con soja sobre suelos ocupados por otros cultivos o dedicados a las actividades ganaderas.

Argentina es el tercer exportador de grano, luego de Estados Unidos y Brasil, y el primer exportador mundial de productos procesados (a más de 100 países en los cinco continentes).

El complejo sojero aporta la cuarta parte de las divisas obtenidas por Argentina en concepto de exportaciones (13.572 millones de dólares en 2007).

La Unión Europea es el principal demandante de harina de soja (60% de las compras totales).

La soja cubre el 54% del área sembrada, pero sólo el 2% de ese poroto se utiliza para consumo humano; 95% se exporta y el resto se utiliza para alimento animal.

Argentina, Brasil y Estados Unidos representan más del 80% de la producción de soja global.

Casi toda la soja argentina es transgénica.

En Argentina la producción más auspiciosa para el biocombustible es el cultivo de soja

Fin del recuadro

RTRS

En 2006, en Rolle, Suiza, el Comité Organizador decidió constituir a RTRS como una Sociedad Civil bajo la legislación Suiza, con la membresía abierta todos aquellos sectores y partes interesadas que deseen promover los objetivos de la Asociación.

La Primera Asamblea de RTRS tuvo lugar en 2007 en San Pablo, Brasil.

Entre sus miembros se encuentran la Fundación Moisés Bertoni, de Paraguay; la cadena de supermercados suizos COOP; la WWF (o Fondo Mundial para la Naturaleza); SECO y la Fundación Vida Silvestre Argentina

A la 3ª Conferencia Internacional de Soja Responsable (23 y 24.04), en Buenos Aires, asistieron alrededor de 200 expertos, productores, investigadores, empresarios y ONGs

La donación del Gobierno suizo a través de SECO a la RTRS se dividirá en tres entregas: €150.000 (2008); €100.000 (2009) y € 50.000 (2010)

Fin del recuadro


Enlaces

×