Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Antimateria del CERN amenaza al Vaticano... en el cine

Escena de la película de ficción Ángeles y Demonios,

En el filme Ángeles y Demonios, la antimateria -que se investiga en el Laboratorio Europea de Física de Partículas (CERN) de Ginebra- desempeña un papel importante, pero poco realista.

No obstante, el director de investigaciones del CERN, Sergio Bertolucci, ve en la ficción llevada a la pantalla una oportunidad para abordar las investigaciones en torno al 'Big Bang'.

Poderes obscuros se infiltran en la Santa Sede, en la policía del Vaticano y, aparentemente, en la honrada Guardia Suiza Pontificia; y esto en un momento difícil. El Papa ha muerto, las lágrimas de su secretario particular caen sobre el "anillo del pescador".

Cambio de escenarios: en Ginebra, el jefe del hipermoderno CERN pierde un ojo y la vida. En la Plaza de San Pedro, la multitud canta en espera de un nuevo líder de la Iglesia. En Estados Unidos, el simbologista Robert Langdon (Tom Hanks) nada en una piscina.

Ángeles y Demonios, basada en un novela homónima de Dan Brown y que llega a los cines suizos esta semana, comienza con imágenes impresionantes tomadas en el CERN. El director Ron Howard, que ya rodó el Código Da Vinci (2006), mantiene a ritmo enérgico el filme.

La antimateria –también denominada "partícula divina", que se supone es el origen del Universo- fue robada del CERN inmediatamente luego de su producción. Cuatro cardenales son secuestrados poco antes de la elección del nuevo Papa. Todas las pistas conducen hacia los 'Illuminati', una sociedad secreta de científicos que quieren vengarse de una injusticia eliminando a la Iglesia.

El Vaticano pide socorro a su archirrival, el simbologista Robert Langdon, interpretado por Hanks, tal y como ya ocurrió en el Código Da Vinci. Él es respaldado por la joven investigadora nuclear Victoria Vetra, representada por la actriz israelí Ayelet Zurer.

Pura fantasía

En su misteriosa búsqueda de símbolos y de los cuatro elementos (fuego, agua, tierra y aire), Langdon realiza una caza frenética por las criptas, iglesias y catedrales de Roma –donde él supone que están escondidos los rehenes y la antimateria – con un incremento en la velocidad, la brutalidad y las complicaciones de la historia.

En el filme, la antimateria es un gramo de sustancia peligrosa, depositada en una caja de unos 30 centímetros de longitud, y que sería capaz de hacer explotar a toda la Ciudad del Vaticano. "Una caja como esa destinada para la antimateria realmente existe, sólo que con las dimensiones de un habitación", dice Michael Hauschild, investigador del CERN, al portal Halterner Zeitung.

"Un gramo de esa exquisita substancia – si fuera de materia convencional- tendría un poder explosivo de cerca de 40 kilotones de TNT, lo que correspondería a tres bombas de Hiroshima", explica Hanspeter Beck, investigador del Instituto de Física de la Universidad de Berna y del CERN, en un debate público en torno al filme.

"En la cinta, se sugiere al público que esa substancia destructiva puede ser producida en grandes volúmenes en el CERN. Pero esa suposición es pura fantasía. La física real con respecto a esa substancia es completamente diferente", subraya el científico suizo.

La antimateria existe

La fantasía del escritor Dan Brown y del cineasta Ron Howard provoca tantas dudas que el CENR decidió responder en su propia página Internet a una serie de preguntas sobre el filme Ángeles y Demonios (vea el enlace), como las siguientes:

¿Existe la antimateria?

"Sí, existe, y nosotros la producimos rutinariamente en el CERN. La antimateria fue predicha por Paul Dirac (físico británico, Premio Nobel de Física y cofundador de la física Cuántica) en 1928, pero las primeras antipartículas fueron descubiertas poco después por Carl Anderson. El CERN es el único instituto de producción e investigación de la antimateria".

¿Podemos fabricar bombas de antimateria?

"No. Llevaría billones de años producir antimateria suficiente para una bomba con destructividad semejante a la de las "típicas" bombas de hidrógeno, de las cuales ya existen más de 10.000", responde el CERN.

"Para producir tanta antimateria, requeriríamos de diez veces más del periodo que comprende la edad del Universo -13,7 billones de años", explica Michael Hauschild. En lugar de eso, los físicos del CERN producen algunas decenas de millares de átomos completamente inofensivos. Y esa producción sólo ocurre cuando el Gran Colisionador de Hadrones (LCH) funciona.

El CERN en Hollywood

El filme naturalmente no muestra al LCH, que sufrió un desperfecto apenas diez años tras su inauguración en septiembre de 2008, por lo que permanece desactivado hasta finales de año. Es espectador tampoco nota que el detector Atlas no estaba listo durante las filmaciones en 2007.

La cinta, mezcla de hechos con ficción, no incomoda al director de investigaciones del CERN, Sergio Bertolucci. "La novela 'best- seller' y ahora el filme Ángeles y Demonios nos da la oportunidad de mostrar qué tan emocionante es en realidad la investigación de la antimateria".

"Tanto la ficción como la ciencia nos quieren llevar de lo ordinario a lo extraordinario; la diferencia es que la ciencia debe operar enteramente dentro de la realidad". Pero, lo cierto es que la ciencia al fondo de esta fantasía parece tan emocionante como la propia trama del filme.

El equipo de Ron Howard salió satisfecho de sus grabaciones en Ginebra. "Fue un privilegio trabajar con el CERN", indicó el director del filme.

"Los científicos fueron increíblemente atentos en explicarnos la ciencia, dándonos acceso a algunos lugares increíbles. Pienso que lo que hacen aquí es fantástico".

Pero a quien parece no gustarle mucho las fantasías de Dan Brown es a la Santa Sede. Ron Howard acusó al Vaticano de intentar obstaculizar las filmaciones en Roma. Él, junto con sus técnicos tomaron más de 250 mil fotos y material de video como "falsos turistas" para conducir esta fuente de información a los Estados Unidos y poder "reconstruir" en Hollywood la Catedral de San Pedro y la Capilla Sixtina.

Mucho espacio para la religión

En el preestreno mundial ocurrido la semana pasada en Roma, los periodistas italianos consideraron la película como "una grandiosa publicidad para la ciudad eterna".

También el Vaticano rompió el silencio. El 'Observatorio Romano', el diario del Vaticano, escribe que la Iglesia debería cuestionarse porqué una visión "simplista y parcial" de ella, mostrada en las obras de Dan Brown, encuentra tanto eco, incluso entre los católicos.

"Sería probablemente una exageración considerar los libros de Dan Brown como una señal de alarma, pero tal vez deban ser un estímulo para que se repiense y renueve la manera en la que la Iglesia usa a los medios para explicar sus posiciones sobre cuestiones actuales y candentes", escribe en su editorial.

Por su parte, el físico Michael Hauschild considera "notable" el interés de los evangélicos de los Estados Unidos hacia la película y hacia la tarea del CERN, dedicado a descubrir cómo el Universo se desarrolló tras el 'Big Bang'. "Ese trabajo no contradice a la fe cristina. Quién fue responsable del 'Big Bang' no es asunto nuestro. Allí hay mucho espacio para la religión".

Geraldo Hoffmann, swissinfo.ch
(Traducido del portugués por Patricia Islas Züttel)

Datos técnicos

Título: Ángeles y Demonios
Título Original: Angels & Demons
País de Origem: EE UU
Género: Policiaco
Año de lanzamiento: 2009
Estudio/Distribuidor: Sony Pictures
Duración: 138 minutos
Dirección: Ron Howard

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×