Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Apoyo suizo en la lucha contra el feminicidio

En esta foto del 2003, Claudia Yudith Urías Berthaud (al frente) aparecía como desaparecida. Su cuerpo fue encontrado a principios de este mes.

(Keystone)

Continúan los casos de violencia contra las mujeres en Chihuahua, norte de México. El año pasado se registraron 36 nuevas víctimas.

Amnistía Internacional Suiza anuncia nueva 'acción urgente' y las madres inician, con apoyo helvético, otra estrategia para buscar a sus hijas.

Conmovido, el auditorio observa las fotografías que muestra la abogada Lucha Castro y que la organización Justicia para Nuestras Hijas pudo imprimir con la ayuda de la Embajada de Suiza en México. Hay dos tipos, uno sobre fondo rosa, de las chicas asesinadas; otro sobre fondo violeta, de las que son buscadas.

"Hace dos meses que estoy en Suiza y ahora estas dos (muestra dos imágenes sobre fondo violeta) ya están muertas..."

Miércoles 9 de febrero. La capital suiza vive un invierno empecinadamente riguroso, pero su embate no impide que la sala del Politforum Käfigturm vaya poblándose poco a poco. La invitación fue extendida por la ONG helvética ask! El objetivo, denunciar la violencia contra las mujeres en Chihuahua.

"Vengo del desierto a contar una historia de sufrimiento y de dolor pero también de esperanza..." Lucha Castro inicia su conferencia sobre los 'Feminicidios y desapariciones de mujeres en Ciudad Juárez y Chihuahua, México'.

El suyo es un relato que abarca más de una década y muchas víctimas. Es la crónica del miedo, de la injusticia, pero sobre todo, de la impunidad. Es la historia de cientos de jovencitas asesinadas, como lo señala la diputada socialista suiza Gaby Ruth Vermot-Mangold, "por el solo hecho de ser mujeres".

La violencia continúa

"Cientos de mujeres han desparecido. Mujeres invisibles, pobres, arrojadas de sus comunidades por el hambre. Muchas de origen indígena, víctimas del modelo económico neoliberal. Inmigrantes que buscaban el 'sueño americano'".

Sobre las estadísticas, recuerda Lucha Castro, no existen datos confiables dado que se trata de un fenómeno al que no se ha dado el seguimiento necesario. Empero, las ONG hablan de más de 400 víctimas fatales y de cientos de jóvenes desaparecidas. Sólo en el 2005, se registraron 36 nuevos casos, según precisa la abogada a swissinfo.

Los feminicidios comenzaron en el 2003, y a lo largo de los primeros años tanto la sociedad como las autoridades recibieron con indiferencia el llamado de alerta. La situación ha cambiado, pero no lo suficiente.

Denegación de justicia

"Hay denegación de justicia y maltrato a las familias cuando presentan las denuncias. La desaparición no es un delito, por lo que sólo se recibe un reporte. De ahí que no se le dé tratamiento de notificación de crimen, que no haya ni presupuesto ni personal suficientes y que no se responsabilice a las autoridades que no investiguen".

Además, continúa la abogada, hay una tendencia generalizada a culpabilizar a la madre -"si trabaja, porque descuida a la chica, si está en la casa, porque no le da libertad"-, y a desacreditar a las víctimas: "La prensa las presenta como mujeres pobres, de familias desintegradas y carentes de valores".

Los actos de violencia, a decir de la ponente, proceden tanto de personas conocidas o desconocidas (parejas, amantes, esposos, colegas) como de grupos de poder (con fines de pornografía, tráfico de órganos). Y es que, como ha sido denunciado en diversas ocasiones, en un clima semejante cualquiera puede incurrir en tales crímenes con total impunidad.

Genocidio

"Los casos tienen en común la consideración de que las mujeres son usables, prescindibles, maltratables, desechables... todos coinciden en su infinita crueldad: las mujeres son secuestradas, violadas, mutiladas, asesinadas y arrojadas al desierto..."

Se trata de un feminicidio, de un genocidio contra las mujeres, enfatiza la abogada.

Reitera las acusaciones de que el aparato oficial ha incurrido en negligencia, omisión y colusión. Denuncia que persiste la discriminación en el acceso a la justicia, la parálisis en las investigaciones, la fabricación de culpables y las amenazas y hostigamientos contra quienes denuncian los hechos.

Protesta de Amnistía Internacional

En ese tenor, Alma Noser, del capítulo suizo de Amnistía Internacional, invita a los presentes a unirse en la 'acción urgente' lanzada por esa ONG para exigir a las autoridades el esclarecimiento del asesinato, la semana pasada, del abogado Dante Almaraz, que trabajó en numerosos casos vinculados con los asesinatos.

"Es una acción para suscitar el interés o presionar, más bien presionar, el interés de las autoridades mexicanas (...) y es importante que mucha gente firme y mande sus cartas de protesta a las autoridades", subraya.

Dante Almaraz, había logrado la liberación de un joven que, obligado a confesar ocho crímenes registrados en el 2001, había sido sentenciado a 50 años de prisión.

"El Estado recurre a la tortura para fabricar culpables. Ante la presión internacional, se ve obligado a mostrar resultados y usa la tortura contra jóvenes pobres y vulnerables para que se digan culpables", denuncia Lucha Castro.

Asímismo, comenta que durante su visita de reconocimiento a México en el 2003, Irene Khan, de Amnistía Internacional, se sorprendió mucho de ver luchar juntas a las madres de las chicas desaparecidas con las madres de los acusados.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

Población de Ciudad Juárez: millón y medio de personas, incluidos 800 mil 'foráneos'.
Procedentes de otras entidades mexicanas o de diversos países de América Latina, esos emigrantes pretenden cruzar a Estados Unidos.
La condición fronteriza de Chihuahua propició el establecimiento de cárteles de la droga (el de Juárez es el más importante de México).
70% de la droga de Colombia pasa por Ciudad Juárez.
Ahí se ha instalado un buen número de maquiladoras que emplean a mujeres pobres como mano de obra barata.

Fin del recuadro

Contexto

Con fondos proporcionados por la Embajada de Suiza en México, la ONG Justicia para Nuestras Hijas instrumenta su 'Campaña Justicia y Verdad'.

La estrategia busca "hacer visibles" a mujeres desaparecidas, exigir justicia y prevenir la violencia.

La campaña consiste en distribuir tarjetas con las fotografías de las víctimas del feminicidio. Sobre fondo rosa aquellas que han sido asesinadas y violeta, para las desaparecidas.

Las tarjetas constan de dos partes, en el anverso de ambas aparece la fotografía. En el reverso de una de ellas, los datos de la joven y un mensaje de sus familiares.

La otra parte, desprendible, lleva una solicitud dirigida al gobernador de Chihuahua para que ponga coto al feminicidio. Se busca que los lectores envíen ese mensaje a su destinatario.

Fin del recuadro


Enlaces

×