Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Artista uruguaya expuso con éxito en Zúrich

Rasgos toscos pero expresivos caracterizan la obra de Lacy Duarte. 

(Galería Latal de Zúrich)

Materiales toscos, madera, papel quemado, hilos de algodón, cáñamo, cuero, lianas, tierra, o pasto adquieren fisonomía artística en las manos creadoras de Lacy Duarte.

El público suizo pudo apreciar sus obras en una muestra presentada recientemente por la Galería Latal de arte contemporáneo en Zúrich.

Lo que atrae de esta creadora es la fidelidad a sus raíces, a los campos semidesiertos que la vieron nacer y de los cuales sigue nutriéndose, en los que recrea una historia cada vez más de ella, que de ser tan local y personal, se ha vuelto universal.

Uno de los sitios para constatar ese carácter fue la 51 Bienal de Venecia, Italia, donde atrajo el interés de especialistas y críticos.

Sus obras de papel sobre lienzo, moldes de ropa, como un chaleco, un pantalón o una camisa cosidos burdamente; o sus muñecas de palo con rasgos toscos pero expresivos llevan su sello personal, transmiten su forma de ver el mundo.

Las traperas contra el frío

En la muestra se patentizó la mano de una creadora que ha sabido guardar su memoria, y la de muchas otras mujeres del medio rural dedicadas a un tema familiar en el campo uruguayo: el de las "traperas"

Se trata de frazadas hechas de pedazos de ropa, que las mujeres del campo confeccionan para protegerse del frío. Del mismo modo, Lacy Duarte recrea esta tradición femenina, presentando en obras de papel sobre lienzo, moldes de ropa, como un chaleco, un pantalón o una camisa, cosidos burdamente.

En la serie de las "Traperas" (2004-2005), la artista regresa de alguna manera a su niñez, porque ella recuerda cómo su madre trabajaba en medio del aislamiento y la escasez para vestir a sus diez hermanos, cosiendo estas mantas con ropas en desuso.

Nacida en 1937 en Mataojo de Salto, al norte de Uruguay, en una zona próxima a Brasil, Lacy Duarte pertenece a un medio rural de escasos recursos. Sin embargo, en 1954, ingresa al taller Pedro Figari, perteneciente a la institución Horacio Quiroga, reconocido centro por el que han desfilado destacadas figuras del arte uruguayo.

En otras creaciones la artista, fiel a la innata comunión con sus orígenes recurre a materiales toscos, empleando la madera, el papel quemado, hilos de algodón, cáñamo, cuero, lianas, tierra, o pasto.

Muñecas de palo

Quizás la autenticidad de Duarte radica ahí, en esa forma directa y desnuda de ver el mundo, como sus muñecas, por ejemplo, hechas de madera apenas tallada, con crin de caballo para figurar el pelo, y atados sus brazos con una fina liana.

Personajes hieráticos que cumplen un conjuro venido de una memoria más allá de la memoria.

En la Galería Latal estas muñecas fueron expuestas con gran sencillez, en una esquina de la sala, como no queriendo llamar la atención, respetando la simplicidad que emana de ellas.

El arte de Lacy Duarte es un arte solitario, pobre, desamparado, sin ninguna pretensión, como las mujeres en medio del campo, abandonadas a su suerte frente a la enfermedad y la pobreza. De ahí el nombre de algunas creaciones suyas: "Trampas", "Rituales", "Territorio/Territorios", "Las manos limpias".

Tanto por su ejecución como por su intención, las obras de la uruguaya remiten a la madre-tierra, a la zona de exilio asignada a la mujer, pero también al seno materno, todo lo cual contrasta con una cultura altamente urbanizada y europeizada que impera en Montevideo desde comienzos del siglo XX.

Curas y ritos en la Bienal de Venecia

Con los años la evolución de la obra artística de Duarte ha despertado el interés de especialistas y estudiosos.

Entre ellos la reconocida historiadora de arte latinoamericano, la profesora uruguaya Alicia Haber, crítica de artes visuales para el periódico uruguayo con más de cien años de existencia, "El País", y comisaria del pabellón de Uruguay (Giardini) en la 51 Bienal de Venecia, Italia, en donde recientemente se presentaron los trabajos de esta artista.

Hay que decir que en esta última Bienal, Uruguay, como sucede desde hace ya cinco décadas, tuvo su propio pabellón que junto al de Venezuela y Brasil son los tres pabellones latinoamericanos situados en los Giardini.

Para la muestra veneciana se expusieron "Las traperas", junto con animales de madera, caballitos, puerco espines, y juguetes hechos de pan.

Otra de sus realizaciones son las cajas de madera que aluden a ciertos rituales, como los ejecutados por curanderos para extirpar el mal o la enfermedad. A través de ellas la autora habla libremente, y por experiencia propia, de la supervivencia de los ritos, los mitos y las supersticiones vinculadas a la magia.

Así, ella cuenta: "De niña, cuando estuve enferma, nunca me llevaron al médico; me trató una vieja curandera. Cuando fui a estudiar a Salto, viví en casa de una tía que era curandera, y allí vivencié esas cosas, las muñequitas cosidas y los ataditos; reclamos de amor, de dinero o de salud" (Catálogo de la exposición de Lacy Duarte para la Bienal de Venecia, 2005).

La muestra de las obras de Lacy Duarte, que la Galería Latal de Zúrich expuso con bastante éxito hasta el 10 de diciembre pasado, revela un arte en el que las mujeres, desde su marginalidad, se han convertido en nuevos actores sociales en América Latina.


swissinfo, Araceli Rico, Zúrich.

Datos clave

Lucy Duarte refleja en sus obras varias facetas de la vida rural y el papel de la mujer en ese ámbito.

La exposición en Zúrich fue respaldada por los ministerios de Relaciones Exteriores y de Cultura de Uruguay, así como por la embajada de dicho país en Berna.

Fin del recuadro

Contexto

Uruguay, situada en la parte meridional del Cono Sur, es también denominada la Suiza de América Latina. El parangón no es gratuito.

Tanto Uruguay como Suiza, son más bien pequeños en extensión y tienen de vecinos a grandes países, como Alemania o Brasil.

Sus respectivas estabilidades políticas, la bonanza económica alcanzada durante buena parte del siglo XX y sus aspiraciones pacifistas, acentúan las semejanzas.

La emigración suiza a Uruguay de los siglos XIX y XX es otro aspecto destacable. Los vestigios de esos asentamientos se notan todavía, por ejemplo, en Nueva Helvecia.

Los lazos culturales de la Confederación con Uruguay son permanentes. En ese marco se inscribe la reciente exposición de la artista Lucy Duarte.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×