Asilo: Suiza, más estricta que Europa

Hans Lunshof, de Alto Comisionado de la ONU para la Refugiados. SP

Titular de la unidad encargada del expediente helvético en el Alto Comisionado de la ONU para la Refugiados (ACNUR), Hans Lunshof, manifiesta su inquietud respecto al endurecimiento del derecho de asilo en Suiza.

Este contenido fue publicado el 29 septiembre 2005 - 16:41

Subraya que algunas disposiciones examinadas por el parlamento suizo figuran entre las más severas de Europa.

swisinfo: ¿Cuál es la evaluación del ACNUR de la nueva ley sobre el asilo debatida en el parlamento suizo?

Hans Lunshof : El ACNUR ha seguido la revisión de la ley de asilo desde sus inicios y el proceso se endureció desde entonces. Suiza ya no está bajo la presión de una fuerte demanda en la materia. El contexto era, pues, favorable a una revisión a la vez eficaz y equitativa.

Sin embargo, el parlamento suizo adoptó medidas que no permiten ya un examen a fondo de todos los solicitantes de asilo.

swissinfo: ¿Cuáles son los puntos más problemáticos de esta ley?

H.L.: El ACNUR está particularmente preocupado por el endurecimiento de la ley con respecto a los solicitantes de asilo desprovistos de documentos de viaje o de papeles de identidad. Esas disposiciones existían ya en la antigua ley, pero con más derogaciones posibles.

Sobre este asunto, la nueva ley suiza es aún más restrictiva que las otras legislaciones europeas. El riesgo es que la aplicación de esta ley resulte contraria al Convenio Internacional sobre los Refugiados de 1951.

swissinfo: ¿Entonces, el ACNUR estará particularmente atento a la aplicación de esta legislación, incluso más que a su contenido?

H.L.: Exactamente. Permanecemos en contacto con la Oficina Federal de Migraciones, con la cual tenemos una muy buena cooperación. Vamos a velar porque cada caso individual sea tratado en conformidad con el Convenio de 1951.

swissinfo: ¿Qué otros puntos de la nueva ley le preocupan?

H.L.: Estamos preocupados por la supresión de un estatuto humanitario para todos aquellos que no corresponden a la definición de refugiados, establecida por el Convenio de 1951. Una definición muy estricta y limitada a causas que no cubren la realidad vivida por un buen número de refugiados.

En efecto, en estos últimos años, muchas personas han huido de regiones que sufren una violencia generalizada. Es, por ejemplo, el caso de Bosnia durante los años 80 y 90. Con frecuencia esas personas no fueron perseguidas de manera individual, como lo estipula el convenio. Pero salieron de un país en guerra civil y requieren de una protección internacional. No pueden ser enviados de regreso, así, sin más, a sus países.

swissinfo: La nueva ley mantiene, sin embargo, una ayuda de urgencia para los solicitantes de asilo rechazados que rehúsan volver a su país.

H.L.: Hay que separar claramente esta ayuda para las personas cuya solicitud de asilo ha sido rechazada del el estatuto legal que deberían recibir los civiles que huyen de un país presa de una violencia generalizada.

Inclusive la Oficina Federal de Migraciones reconoce que la mayor parte de esas personas, que obtuvieron una admisión provisional, acaban por quedarse en Suiza. Es la realidad. Es necesario que la realidad responda a ella con el establecimiento de un estatuto legal que permita, por ejemplo, el reagrupamiento familiar.

Esas personas que han sufrido las consecuencias de un conflicto, tienen derecho a una vida más o menos normal. Si son mantenidas en una situación vaga y precaria, pueden correr el riego de que se agrave aún más su situación futura.

Nosotros vamos a mantener nuestro trabajo con las autoridades helvéticas para que Suiza establezca al menos el nivel mínimo en vigor en la Unión Europea en materia de derecho de asilo, de acuerdo con la directiva europea adoptada en el 2004.

swissinfo, Frédéric Burnard, Ginebra
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Contexto

Según el ACNUR, a finales del 2004 había unos 9,2 millones de refugiados en el mundo. Esa cifra significó una disminución de 4% con respecto al inicio del mismo año, y de 24% en relación con el 2000.

A finales del 2004, los cinco principales países de acogida estaban Irán (más de un millón de refugiados), Pakistán (960.000), Alemania (877.000), Tanzania (602.000) y los Estados Unidos (421.000).

En ese entonces, Suiza contaba cerca de 80.000 personas vinculadas con el terreno del asilo, entre las cuales un poco más de 24.000 con el estatuto de refugiadas y más de 23.000 admitidas a título provisional.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo