Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Atentado contra un avión del CICR

(swissinfo.ch)

El Comité Internacional de la Cruz Roja suspende todos los vuelos en el sur de Sudán, después de que el copiloto danés de un avión rentado por el organismo humanitario fuera acribillado este miércoles cuando sobrevolaba el territorio de ese país africano.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, con sede en Ginebra, deplora este "nuevo golpe infligido a la acción humanitaria" casi dos semanas después del asesinato de seis de sus colaboradores en la República Democrática del Congo.

Michaël Kleiner, portavoz del CICR en la capital de Kenia, Nairobi, informó que en el momento del tiroteo, cuyo origen no se ha determinado, el aparato no transportaba pasajeros.
El copiloto, Ericksen Ole Friis, de 26 años, murió en forma inmediata luego de ser alcanzado en la cabeza por uno de los proyectiles que atravesaron la carlinga bajo su asiento.

El piloto logró llevar el avión a Lokichokio, desde donde había despegado, en el norte de Kenya, cerca de la frontera sudanesa, en dirección de Jartum.

Tres impactos de proyectiles aún no identificados, dos bajo la cabina del piloto y uno bajo el ala, fueron encontrados en el aparto, precisó Kleiner.

Desde hace 18 años el sur de Sudán es el escenario de una guerra civil que opone al régimen de Jartum árabe-musulmán, a los rebeldes sudaneses del Ejército de Liberación de los Pueblos del Sudán (SPLA) que luchan por la autodeterminación del sur, de mayoría cristiana y animista.
El avión de la compañía danesa Aviation Assistence, para la cual trabajaba el copiloto, efectúa para el CICR un vuelo todos los miércoles entre Lokichokio y Jartum, vía Yuba (350 kilómetros al noreste de Lokichokio) y Wau (600 kilómetros al noroeste de Yuba), esas dos últimas ciudades situadas en una región disputada por los rebeldes y las fuerzas armadas.

El avión, un King Air 2000, con capacidad para nueve personas, había despegado a las 08:00 (05:00 GMT) de Kenya. A medio camino entre Lokichokio y Yuba, a donde debía embarcar personal del CICR, el avión se vio obligado a descender a alrededor de 2.000 metros (6.500 pies) a causa de un problema de despresurización. Fue entonces cuando recibió los impactos y volvió a ascender a 2.500 metros (8.000 pies)

El avión regresó a Lokichokio a las 08:50.

"No conocemos aún el origen de los disparos. Pero como en todos los vuelos humanitarios sobre Sudán, el CICR transmite cada mes el plan de vuelo de cada uno de sus aparatos a todas las partes en conflicto tanto en Lokichokio como en Jartoum. Esos planes son confirmados cada semana e inclusive cada mañana en forma previa a los despegues y, de nuevo, a todas las partes", insistió Kleiner.

Esta nueva agresión se produce luego de que el 26 de abril pasado cuatro trabajadores congoleses del CICR (Aduwe Boboli, Jean Molokabonge, Véronique Saro y Unen Ufoirworth) y dos delegados extranjeros (la enfermera suiza Rita Fox, y el colombiano Julio Delgado), fueran asesinados durante una emboscada en las cercanías de Bunia, en el noroeste del Congo.

En un mensaje de condena al atentado, el presidente del CICR, Jakob Kellenberger, subrayó que "en estos días no es la esperanza la que me da la fuerza, sino un sentimiento de intensa rebelión contra todos aquellos que quieren destruirlo todo y no respetan las reglas más elementales del comportamiento humano".

"Siento una gran indignación por ese crimen", destacó. "Es para mi cruel saber los límites del valor protector del emblema (de la Cruz Roja) sobre todo cuando se trata de los denominados nuevos conflictos", añadió.

Esa agresión fue la más grave desde la masacre de seis delegados en Chechenia en diciembre de 1996. Ese mismo año, en el mes de junio, otros tres colaboradores encontraron la muerte en Burundi.

Kellenberger reconoció entonces que aumentan los riegos para los voluntarios de la Cruz Roja y enfatizó que "el CICR asumirá sus responsabilidades en el futuro como en el pasado".

swissinfo y agencias


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×