Avances de especialistas suizos sobre la gota

El descubrimiento abre expectativas para los pacientes que padecen artritis. Keystone

Investigadores de la Universidad de Lausana (UNIL) dan un paso importante en el tratamiento de la gota y de otras enfermedades inflamatorias, incluida la artritis.

Este contenido fue publicado el 12 enero 2006 - 12:01

Los especialistas identifican el mecanismo que provoca el mal y aseguran que puede ser bloqueado con medicamentos inhibidores, disponibles en el mercado.

Desde hace mucho tiempo se sabe que los pacientes que sufren de gota tienen un nivel alto de ácido úrico en la sangre, que con el tiempo se cristaliza y se instala en las articulaciones, lo que causa inflamación, rigidez y dolor.

Sin embargo, el equipo de investigadores de la UNIL, dirigido por el profesor Jürg Tschopp, logró identificar ahora toda la secuencia de sucesos que conducen a la gota. Sus conclusiones son publicadas en la edición de este mes de la revista 'Nature'.

Los especialistas señalan que los cristales del ácido úrico provocan un complejo molecular denominado 'inflammasome', que a su vez activa y genera la molécula inflamatoria 'interleukin 1'.

"Lo que antes no se sabía era qué provocaba la inflamación tras el desarrollo de los cristales del ácido úrico, ahora podemos establecer la relación", precisa a swissinfo, Jürg Tschopp, codirector del Departamento de Bioquímica de la UNIL.

Medicamentos inhibidores

Mediante el uso de medicamentos inhibidores para bloquear esa cadena de sucesos, el equipo de Lausana cree que se puede prevenir el desarrollo de la gota.

En la actualidad existe un inhibidor para la 'interleukin 1', y la industria farmacéutica, incluyendo a la firma suiza Novartis, con sede en Basilea, desarrolla una nueva generación de inhibidores mucho más potentes.

Jürg Tschopp indica que el tratamiento en cuestión había alcanzado "resultados espectaculares" hace tres años con pacientes del Centro Hospitalario Universitario del cantón de Vaud (CHUV) afectados por la rara enfermedad inflamatoria del síndrome de Muckle-Wells.

Anuncia que las pruebas clínicas con pacientes de gota comenzarán dentro de poco en Lausana y manifiesta su confianza en que los avances logrados puedan extenderse a otras áreas.

"Hay 60.000 pacientes de gota en Suiza que son tratados con medicamentos antiinflamatorios clásicos que tienen efectos secundarios", subrayó. "Este descubrimiento significa un cambio completo en el tratamiento de la gota, y probablemente también de otros padecimientos inflamatorios".

"Contamos con evidencias preliminares de que muchas enfermedades inflamatorias de origen desconocido se deben básicamente a la activación del 'inflammasome'. No se puede excluir la posibilidad de que todas las enfermedades que causan artritis (inflamación de las articulaciones) obedezcan a una excesiva activación del inflammasome", asevera.

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Datos clave

Jürg Tschopp obtuvo el Doctorado en Biofísica de la Universidad de Basilea en 1979.

En 1982 fue designado profesor adjunto del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Lausana y, siete años más tarde, profesor titular.

Desde el 2003 se ha desempeñado como codirector.

Su actual investigación se enfoca en la búsqueda de las vías para controlar la apoptosis y la inflamación.

End of insertion

Contexto

La gota es una enfermedad causada por la acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones de las extremidades, en las que produce una hinchazón muy dolorosa.

El consumo regular de bebidas alcohólicas puede aumentar el riesgo de desarrollo de la gota.

La enfermedad se manifiesta por un fuerte dolor y una inflamación de las articulaciones debido a la presencia de cristales de ácido úrico.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo