Navigation

Balón feliz

Este contenido fue publicado el 15 junio 2008 - 09:46

Cuando todo el mundo juega bien, incluidos los árbitros y el público, el balón es feliz. Sin grandes patadones que duelen y que le hacen ir a parar a las tribunas. El balón entonces canta, se le puede oír tarareando la melodía que tejen sus meandros, sus idas y venidas de un pie a otro, de una cabeza a otra... Mordisquea entonces el césped con glotonería. Como un ballet. El estadio entero ronronea de placer. Es una fiesta. Rarísimo.

Georges Perros (1923-1978) en 'Télé-notes', NRF

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.