Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Balance mitigado de la diversidad biológica

Suiza cuenta con 50.000 especies anaimales y vegetales. (Foto: J. Schmill)

En Suiza, el deterioro de la biodiversidad se ha estabilizado, aunque permanece frágil. Varias especies vegetales y animales están en peligro, según los expertos.

La Oficina Federal de Medio Ambiente presenta un primer balance mitigado.

Después de recopilar datos durante cinco años en 2.000 lugares repartidos por todo el país, el Monitoreo de la Biodiversidad (MBD) presenta sus conclusiones.

"Suiza tiene una diversidad biológica increíble, con cerca de 50.000 especies animales y vegetales. Se trata de una riqueza natural que debemos cuidar y desarrollar", destaca Bruno Oberle, director de la Oficina Federal de Medio Ambiente.

El número total de mamíferos, anfibios, reptiles, aves y peces salvajes que viven y se reproducen en Suiza se mantuvo estable entre los años 1997 y 2005.

Sin embargo, han desaparecido cinco especies de aves anidadoras, como la agachadiza, pero se han recuperado otras especies autóctonas, entre ellas el lobo.

Avances insuficientes

Aún así, los biólogos de la Oficina Federal Veterinaria no bajan la guardia. Muchas especies amenazadas se encuentran concentradas en unos pocos sitios y gran parte de esos biotopos son demasiado pequeños para preservar las especies amenazadas de extinción, aseguran los expertos.

El estudio revela también la importancia de las diferencias regionales. "La biodiversidad es notablemente mayor en los Alpes, en comparación con la planicie, donde es más reducida", asegura Bruno Oberle.

Las diferentes altitudes y relieves ofrecen múltiples hábitats, pero su superficie es reducida para acoger a numerosas especies animales y vegetales.

Así por ejemplo, los biólogos contaron 80 especies de mariposas diurnas en el valle de Zermatt (cantón del Valais). Y contrariamente a lo que se suponía, la variedad de especies vegetales no es mayor al sur, sino al norte de los Alpes: en la región de Grindelwald (cantón de Berna) se registraron 372 variedades de plantas.

Menos variedad en la planicie

En la planicie, en cambio, la biodiversidad es menos rica y el número de especies amenazadas mayor, lo que confirma los temores de los especialistas. Esta situación es consecuencia la actividad humana: la agricultura y urbanización.

Sin embargo, la planicie presenta "un potencial ecológico elevado", ya que el MBD ha podido comprobar la presencia de un gran número de especies en algunos lugares donde la agricultura es menos intensa, indica Conrad Widmer, de la Oficina Federal de Agricultura (OFAG).

Los prados y zonas de pasto que, según la OFAG, se benefician de subsidios albergan en promedio 49 especies, frente a 27 en otras superficies.

Medidas eficaces

La estrategia que han elaborado las autoridades suizas para preservar la biodiversidad incluye numerosas medidas. Entre ellas figuran los inventarios federales que permiten preservar la calidad de los biotopos, la constitución de 'listas rojas' de especies amenazadas, la creación de lugares protegidos, así como planes de acción para preserva las especies amenazadas.

Bruno Oberle se muestra optimista. Tras la adopción de estas medidas, Suiza está en el buen camino para alcanzar los objetivos fijados en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro y revertir el deterioro de la biodiversidad de aquí al año 2010.

"Pero me temo que seremos uno de los escasos países que lo lograrán", agrega.

swissinfo, Simon Bradley
(Traducción del inglés: Belén Couceiro)

Datos clave

En nuestro planeta hay entre 10 y 100 millones de especies animales y vegetales.

Según la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), cada año desaparecen unas 27.000 especies. El 24% de las especies mamíferas y el 12% de las aviarias están amenazadas.

Suiza, que tiene cerca de 50.000 especies, firmó la Convención de la ONU sobre Biodiversidad en 1994.

Fin del recuadro

Contexto

La diversidad biológica – o biodiversidad – se mide por el número de especies – animales, plantas y microorganismos – que viven en una zona determinada.

El deterioro de la biodiversidad se debe, sobre todo, a la actividad humana: urbanización y agricultura.

En la Cumbre de la Tierra en Río (1992), los países decidieron revertir esta tendencia elaborando la Convención de Biodiversidad, tratado que no tiene carácter vinculante.

En el año 2002, en Johannesburgo, se fijó como plazo el año 2010 para cumplir tal objetivo.

Desde el 2001, el Monitoreo de la Biodiversidad (MBD) permite a Suiza verificar la eficacia de las medidas adoptadas, mediante la recopilación datos en más de 2.000 zonas repartidas por todo el país.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×